Saturday, October 30, 2004

Trote matinal

Hoy, sábado 30 de Octubre, el reloj no marcaba las 8:00 cuando yo ya había despertado de mi sueño. Y nótese que este había empezado sólo a eso de las 3:00AM.
Siguiendo la reglamentaria rutina que me ha sido inculcada desde que tengo memoria, me levanto exclusivamente a la cocina para preparar mi deseado y siempre ansiado desayuno. Ya me he vuelto sobre-dependiente (si tal palabra existiese) a él, y no puedo esperar mucho sin comerlo.
Creo que dí vueltas todos los canales de mi recientemente ampliado TV cable (no por mucho, dura sólo un mes, así que lo disfrutaremos mientras podamos), al rededor de unas 20 veces si es que no más; leí un par de páginas de el libro ultra light que me estoy leyendo, que en sus 400 y tantas páginas, no tiene más substancia que 10 minutos de sitcom americana; y aún así me quedé aburrida en mi cama sin nada que hacer.
Ya que mi hermano no ha llegado desde anoche, pensé que el computador sería la mejor opción, aun que sabía que, siendo las 9:30AM (en ese entonces), no habría nadie en MSN, pero no importaba; siempre se puede dibujar.
Eso fue hasta que, mientras el computador se prendía, me daba los "Buenos Días" con esos extraños sonidos que nadie sabe cómo hace, y yo abría las cortinas del antro de mi hermano, el sol y un hermoso día entraron a la habitación. "Esto no puede ser. Este es el día ideal. Hoy es el día", y 10 minutos después me ví cerrando la puerta de en frente vestida en shorts y polera y con mi discman a cuestas, viéndome como toda una chica atlética y como si esta sólo fuese otra de mis salidas a trotar de fin de semana, y no la única que hago desde hace más de un año (siendo claramente generosa con mi ego, ya que creo que es más el tiempo).

Ash sonaba en mis audífonos con la canción perfecta para descargar un poco de neura de la manera más sana que se puede encontrar, hasta que a 5 metros de la puerta de mi casa (y no es broma: 5 mtrs.), el maldito discman me dice que las pilas no tienen tanta energía como yo, y no alcanza ni siquiera para dejar que Ash termine su canción.
"No importa" me digo "tendrá que ser un trote con un poco de reflexión introspectiva", así que me devuelvo, dejo el discman en la entrada de la casa (juro que si es que entraba, nadie me garantizaba que volviera a salir, pues lo más probable, es que me amurrara ahí mismo y me metiera a la cama nuevamente), y salí a trotar con mi respiración de fondo y esos sonidos matutinos de fin de semana que sólo se dan en esta parte de Stgo.
Me sentía como en una de esas películas donde muestran a personajes exitosos que, milagrosamente y desafiando las leyes de todo lo conocido, tienen de alguna manera el tiempo y las energías de salir a trotar "todas las mañanas" (nótese porfavor cómo me subo el ego) sin morir de estress ó algo por el estilo.
Mi respiración a ritmo de atleta y mis zapatillas de más de 2 años golpeando la hancha vereda (gentileza de los fondos municipales), era lo más hermoso que había esuchado en un buen rato y me encantaba pensar que la gente que pasaba en los autos dijera "Yo debería ser como ella. Debería darme un tiempo, dejar de ser tan flojo(a) y empezar a trotar como ella. Mañana empiezo", aun que sabía por un hecho de que no lo hacían, y si es que alguno lo hizo, no se imagina que esto lo hago sólo de vez en cuando... de vez MUY en cuando.

Ya llegaba a Santa María cuando llevaba un ritmo excelente, no cansada pero con esa respiración de deportista. Todo iba bien, hasta que llegué al Campus Lo Contador. Ahí mi futuro en cualquier equipo con un nivel respetable de estado físico, se fue al suelo, y todo lo que llevaba por dentro (entiéndase TODO órgano que encuentra su lugar en la parte abdominal de la fisionomía humana), empezó a pesarme como si llevara balas de plomo en ellas.
Fue ahí que la decadencia me alcanzó y obviamente, desde ese punto, mi ruta predeterminada cuando me estaba vistiendo, se vió acortada drásticamente por un par de cuadras (más de un par diría yo, pero sigo con aquello de subirme un poco el ego) y mientras iba camino de vuelta a mi casa, con un paso patético de alguien que dobla mi edad (ó más), me doy dando cuenta que me hace falta ir a entrenamiento y que la próxima semana lo retomo como Dios manda.

Luego de toda esta reflexión, vengo llegando al punto en que hacía no mucho tiempo, mi discman me había fallado, y empiezo a pensar cómo sería bueno escribir mi experiencia en el blog. Cuando estoy sacando las llaves para abrir la puerta de mi casa, y con esa repiración de quien ha corrido una maratón (no sé si tanto... y eso va en serio), recuerdo que antes de salir, había puesto a correr el cronómetro me mi fiel reloj, y esperando encontrarme con un tiempo por lo menos superior a los 10 minutos, me hallo en la decepción de que mi trote matutino no había sido más largo que 9 minutos y 36 segundos aproximadamente (eso contando el tiempo que estuve parada en 2 ó 3 semáforos). "Soy un pastel" me digo entre risa y decepción, y luego de entrar a mi casa y conectarme nuevamente a MSN digo "El próximo fin de semana lo hago denuevo. Con entrenamiento en la semana, será diferente".
Sentada en el computador miro la ventana y ahí está el hermoso día haciendome burlas nuevamente. Lo miro con ironía y de reojo. ¡Púdrete you sun-shiny day!

Tengo una gran debilidad por la publicidad de Benneton. Tanto como por su ropa. Aun que no tanto por lo precios. Esta es una foto que yo armé con dibujos que encontré por ahí de mi ídolo Jordi Labanda. A mí me encanta... ¿a uds.? Posted by Hello

Thursday, October 28, 2004

Track 3: "3 Libras" by A Perfect Circle

Suele pasar que, cuando alguien que nos interesa ó nos gusta, nos sugiere que escuchemos cierta canción, que leamos cierto libro ó que veamos cierta película, nosotros lo hacemos con la idea de que nos va a gustar metida en la cabeza: sólo porque esa persona lo sugurió. Luego, cuando la persona deja de interesarte tanto, dejas un poco de lado el libro, la canción ó la película. Y se queda ahí.
Me ha pasado varias veces, y a pesar de haberme pasado algo parecido con A Perfect Circle, no fue así del todo. Él se fue; la canción y el grupo quedaron.
La canción que me sugirió no fue esta, sino la que venía antes en el album "Mer De Noms", y aun que esa canción me gustó, "3 Libras" hizo algo más: me cautivó, me pacificó. En pocas palabras, me llegó.
A pesar de que esta canción no tiene mucha relación con él, aún me acuerdo de sus últimas palabras con cualquier canción de A Perfect Circle; palabras para nada memorables, pero tengo el defecto de tener buena memoria.
Aun no entiendo la letra, ni por qué se llama "3 Libras" y aún trato de decifrar el video. Pero "3 Libras" es sencillamente, una de esas canciones que actúan como un sedante que cae desde tus oídos y se distribuye al resto de tu cuerpo.

Nada mejor que dejar que tus problemas corran de la mano de tus lágrimas al ritmo de "3 Libras".

Threw you the obvious
And you flew with it on your back
A name
In your recollection
Down among a million say
Difficult not to feel a little bit
Disappointed and passed over
When I've looked in your eyes right through
See you naked but oblivious
And you don't
See
Me
But I threw you the obvious
Just to see if there's more behind the
Eyes of a fallen angel
Eyes of a tragedy
Here I am expecting just a little bit
Too much from the wounded
But I see, see through it all
And see through
See you
So I threw you the obvious
To see what occurs behind the
Eyes of a fallen angel
Eyes of a tragedy
Oh well
Oh well
Apparently nothing
Apparently nothing at all
You don't
You don't
You don't see me
You don't
You don't
You don't see me
You don't
You don't
You don't see me
You don't
You don't
You don't see me
You don't see me!
You don't
You don't
You don't see me at all

Wednesday, October 27, 2004


"3 Libras" by A Perfect Circle from the album "Mer De Noms"

Stereophonics ha sido mi último descubrimiento músical. Muy buena banda. Dense un gusto, apaguen las luces y esuchen "I Miss You Now". Si tienen compañía del sexo opuesto... mejor Posted by Hello

Tuesday, October 26, 2004

Si les sirve de algo...

Ya estamos en aquella época del año. La época cuando el calendario te anuncia que estás en el décimo mes; que sólo quedan alrededor de 70 días para que se termine el bendito año.
Y ya no das más: estás cansado; cada mañana, levantarse es la peor tortura china que alguien podría atravesar y si te dicen que algo más tienes que hacer, crees que explotarás. Y lo más probable es que lo hagas. Aunque puedes irte olvidando del tipo de explosiones a todo presupuesto de las películas de James Cameron; pero sí es posible que colapses de tal manera que te de una jaqueca que te hará sentir que tu cabeza se parte en dos.
Y no te culpo. Todos estamos en las mismas. Todos estamos con estos 10 meses en la espalda, y todos estamos cansados. Yo, personalmente, no doy más; y aunque últimamente me he sentido con más ganas que de costumbre, no creo que eso me dure mucho.

Bueno, ¿cuál es el punto de todo esto? tratar de dar un poco de ánimo. Decir que no eres el único: que hay miles allá afuera que lo único que quieren, es quedarse en casa con las cortinas y las puertas cerradas, y dormir hasta el año nuevo (ó por lo menos hasta cuando se acaben las clases en el caso de los estudiantes). Que ése que pasa a tu lado con esa sonrisa de oreja a oreja, no está más descansado que tú. La única diferencia entre él ó ella, es que tiene más cafeína en el cuerpo, ó en su defecto, alguna droga estimulante.

Así que dejemos de quejarnos de este año de mierda que ya se va. Queda poco. Sólo toma cada día como un día menos de tortura. Te juro que, en cierta manera, ayuda.

Levántate. Fínjele a ese día otra sonrisa, y convéncete a tí mismo de que tienes ánimos.

Si te sirve de algo, sólo quedan 2 meses más; 70 días; 9 semanas (apróx.)... ya se acabarán.

Monday, October 25, 2004

Emprendiendo camino

Me parece que esto terminó. Que no dió para más. Que en vez de cortar el hilo del cual él pendía, fue él el que cortó el mío: y yo sin siquiera saber que pendía, ó que era sólo un hilo el cual me sostenía. Parece que la incertidumbre era mutua entonces. Bueno, no hay más que hacer; una derrota es una derrota. Mejor retirarse de la partida asumiendo la pérdida y conservando un poco de esa esperanza tan característica mía.

Creo que estoy asumiendo algo que hace tiempo creía venir, pero estaba tan ilusionada, que me negaba a que fuera cierto, y me auto-engañé para poder seguir con la sonrisa de oreja a oreja que él me provocaba. Pero ya no. Ya me cansé de esta mentira, y me atreví a abrir los ojos: me encontré con que él no estaba ahí. Tal vez se había ido. Tal vez nunca había estado. El punto es que, luego de mirar a todos lados rogando encontrar algún rastro dejado inconscientemente por él y no encontrarlo, bajé la cabeza y me largué a lamentar su ausencia.

Fueron 3 las lágrimas que rodaron por mis mejillas y se estrellaron por el suelo antes de que pudiera levantarme, secarme las lágrimas y asumir tu ausencia. Y hoy, empiezo a caminar.
La duda que ahora tengo es si es que es demasiado temprano para emprender el viaje y dejar de buscar tu rastro. La duda es si es que estuviste y te fuiste; nunca estuviste ó estás por llegar. Ya no lo sé. Pero algo me dice que no puedo esperar más. Que debo partir, y dejar el lugar en el que lo he esperado tanto tiempo. En una de esas me lo encuentre en el camino. No, no lo creo. El debe estar caminando de la mano con otra persona muy lejos de aquí.

Mejor me seco las lágrimas, me paro, miro al destino a los ojos y emprendo camino. Adiós, te deseo lo mejor. Empezaré a vivirme y a desvivirme por mí misma esta vez. No te dejo de querer, pero el cariño lo guardo. Sólo por si alguna vez, llegáse la ocasión de sacarlo a la luz nuevamente.

Aun que me quedé con esa esperanza... tal vez, si es que estás atrasado, no sea tarde para alcanzarme. Dejaré mis huellas sólo por si acaso quieres seguirlas.

Sunday, October 24, 2004


Lucybell: 23 de Octubre, Estación Mapocho 21:00hrs. El que no fue... se arrepiente.  Posted by Hello

LUCYBELL.... ¡OTRA COSA!

Otro nivel lo bien que lo pasamos. Lo cantamos todo, lo saltamos todo... ¡Lo pasamos increíble!
Es otra cosa ver a una banda en vivo. Realmente me quedaron gustando más de lo que ya me gustaban.
Quedé con la garganta echa añicos, los pies me dolían de una manera impresionante (nunca más voy a un concierto luego de ir a una fiesta formal con tacos... nunca más me vuelvo a poner tacos), pero no importa: ¡Todo valió la pena! incluso los codazos y las puteadas que nos costó el llegar a la 4ta fila. Simplemente otro nivel.

¡GRANDE LUCYBELL!

Después nos quedamos al after hour electrónico con la intención de ver a Marciano, pero el cansancio acumulado de la Paula y mío, nos permitió quedarnos sólo hasta la 1AM, y sólo alcanzamos a ver a Anatómico vs. Buse (creo que así se llamaba). Coolísimo. Bailamos y saltamos igual: a pesar de la garganta irritada, las piernas cansadas, los oídos que reventaban y el reinante olor a ganya que había en el ambiente y que luego me obligó a salir de ahí.

Hoy amanecí con un pito en el oído, con un registro vocal más limitado que Christtel y con los pies menos adoloridos que ayer. Piola. Heridas de una entretenida batalla.

¿Cuándo es el próximo carrete? no hoy por lo menos... y no próximamente tampoco. No considerando las pruebas de geometría, física y matemática que tengo entre lunes, martes y miércoles. Terminó la semana carreteada. Bienvenida a la realidad de todos los días.

Friday, October 22, 2004

El fin está cerca...

No, no estoy anunciando la apocalipsis ni mucho menos. Sólo anuncio el fin de muchas cosas y el inicio del fin de otras.
Y es que siento que estoy dandole un fin a una etapa de mi vida... bueno, no sé si de mi vida, pero sí a un estadio en el que me he encontrado el último tiempo. Me encuentro feliz; decidida a cumplir lo que me tengo cometido. Todos mis cometidos: desde los más profundos y grandes, hasta los más superficiales. Como diría alguna gringa con voz de venezolana en algún spot publicitario de algún producto para bajar de peso, tengo una visión nueva de las cosas en la que no me siento pequeña, sino que me siento grande y determinada.
Estoy empezando a hacer decisiones; a "cortar el queque" como dice Felipe. Lo malo, es que no sé si es que estas decisiones serán muy apresuradas. Siempre tengo el factor "tiempo" en mi contra, ya que mi impaciencia genética y patológica, no me permite verlo.
Es por eso que lo tengo pendiendo de un hilo. Está ahí; aún vive y todavía significa tanto para mí. Eso durará lo que aguante el hilo del cual lo tengo, pues estoy considerando la idea de cortarlo: de cortar el hilo, dejarlo ahí, recordarlo con cariño y seguir adelante. Pero hay algo que me ha impedido hacerlo de una vez. Algo que no me deja terminar el trazo de la tijera y dejarlo ahí: en el recuerdo... en una efímera amistad. Ese algo que me lo impide, es esa maldita esperanza, esos malditos sueños y esas malditas ilusiones que él me dió un día y que toman más y más fuerza cada vez que llega a mi mente algo que tiene que ver con él; porque parace que aún lo veo, parado ahí como quién espera su cita con el destino; sacado de una escena de "Cruel Intentions" y tan perfecto-imperfecto como sólo él puede ser. Maldito metro.
Estoy enferma de esto: de desgastarme psicológicamente en pensar en él, en lo que hizo y dejó de hacer; en lo que pudo ser y en lo que podría ser.
Uno de estos días me encontrarás con la valentía suficiente como para espantar a la esperanza, a la ilusión y a los sueños, y no tendré miedo en tomar la tijera y cortar el hilo del cual mi alma te tiene pendiente.
Uno de estos días te hallarás en el suelo, preguntandote qué pasó conmigo; y yo estaré lejos. Yo me habré ido y no habrá nada que se pueda hacer porque, para mí, serás un reo al cual ya se le ha asignado su condena: cadena perpetua en la senda de la amistad. Tal vez a tí no te importe, porque nunca tuviste más proyecciones que esas. Pero a mi me dolerá un tiempo y en mi camino lejos de tí, iré cojeando por las heridas todavía frescas que empiezan a cicatrisarse; pero me recuperaré. Dejaré de cojear y mis heridas se convertirán en llagas y luego en cicatrices. Y en eso quedarán convertidas mis heridas: en recuerdos de tu paso por mi vida. Pero yo ya te habré dejado en el pasado. Y no habrá nada más que hacer.

Esa es sólo una de las decisiones que tengo que tomar. Pero no aún. No mientras hayan un par de sueños y esperanzas rondando en la parte posterior de mi cabeza.

Cada día que pasa, es un día menos de clases. Un día más cerca de Italia. Un día más cerca de todo. Y es que sólo quiero que se acabe el año. Nada más. El 2004 ha sido demasido agotador para mi joven e ingenua mente. Estoy cansada, media triste, en necesidad imperativa por un poco de cariño y ya no doy más. Lo único que me mantiene andando son las vitaminas que mi madre me da cada mañana. De no ser por eso, creo que ni siquiera me movería. Si hasta me alcanza para entrenar y decargar la neura trotando lo más rápido que puedo. Parece que han sido bastante efectivas por lo demás.
Bueno, esta semana viviré mi juventud tan estereotipadamente como se puede: carrete hoy día viernes, actividades escolares la mañana/tarde del sábado (canto en el coro de la misa... totalmente un gran panorama) y luego el esperado concierto de Lucybell. Después de eso, mi voz se irá de pique al suelo. No importa. Lo pasaremos increíble. Será increíble... hasta el lunes, cuando volvamos a nuestra vidas normales y tengamos que hacer las grandes decisiones. Pero no hoy, no mañana. Por este fin de semana, me olvidaré de todas las cosas que tengo que hacer y me enfocaré en lo que quiero hacer, en lo que siento que quiero hacer. Todo será maravilloso... y no tendrá fin hasta que yo así lo quiera.

Thursday, October 21, 2004

Carrete a las 4PM

Es difícil creérlo, pero sí: en Santiago hay lugares donde se carretea a las 4 de la tarde. Incluso antes. O sea, que si uno se lo propone, puede carretear 24hrs contínuas. Nada mal, pero yo no aguanto.
Bueno, y fue este el lugar que conocí ayer; nada más ni nada menos que el barrio universitario de Santiago: barrio República.
De no ser por la Bárbara y la Jose (y por la Paula que me recordó cada día de la semana que íbamos a ir), nunca lo hubiese conocido.

2:45PM (las horas son aproximadas)
La Paula y yo vemos nuestro reflejo en un vagón de metro, cuando yo hago la pregunta del millón: "Paula... ¿dónde cresta queda República?". Ella me mira y me dice "como por la torre Entel... por ahí... por ahí". Ah ya... entiéndase que iba camino a lo desconocido, porque tan volada soy, que me empiezo a preguntar a dónde voy cuando ya voy en camino.

3:30PM
La Babi y la Jose llegan al McDonald's, donde yo y la Paula almorzabamos improvisadamente. Empezamos la actualización en nuestras vidas (¡Buena esa Jose!), y nos encaminamos a explorar aquella jungla llamada República.
Teniendo a la Babi como guía, me encaminé hacia lo desconocido y ví, por primera vez en mi vida, especímenes que creía sólo existían en las películas. Toda una aventura.

3:45PM
La Babi, la Jose, la Paula y yo entrabamos al "Cerveza" un nombre medio flaite, pero el lugar era igual de flaite que el nombre. Fue en ése momento, al entrar en un antro eludiendo mi condición de menor de edad, que cambié del día a la noche en un segundo; porque al entrar en el "Cerveza", el tiempo se para: ya no eran las 3 de la tarde de un día miércoles, eran las 11 de la noche de un día viernes. Y todos actúaban como tal.

3:50PM
El primero de tres coolers. Yo brindo con aire... porque ni bebida tomé.
Aparece él: la mala copia del vocalista de Radiohead... sólo que aún más freak. Nos queda mirando. Entra al baño.

4:30PM
Se empieza a acabar el primer cooler. Las risas van y vienen. Luego aparece él: polera gris, es un espejísmo... no... no lo es: es la versión chilena (y casi mejorada) de Gael García. He ahí el sobre nombre: Chico Gael.
El psycho Radiohead sube al baño por segunda vez en poco rato... ¿ó será a otra cosa?

4:50PM
Las miradas con Chico Gael van y vienen... bueno, más que vienen, van; pero bueno igual. Él empieza a cachar. Su amigo también. El amigo se ríe... y sigue tomando.
Por estos lugares llegaba el segundo de los 3 coolers.

5:00PM
La conciencia me remuerde: debo llegar a casa y estudiar para mi prueba de castellano. Para mañana debo ser capaz de escribir un ensayo argumentativo. No importa... si OJ Simpson pudo convencer al juez de que era inocente, yo puedo convencer a cualquiera de cualquier cosa.
¡¿Cuántas veces es posible ir al baño en tan sólo hora y media?! Se avista el chico Radiohead nuevamente. Desviamos las miradas.

5:05PM
Llega el último cooler, y se fuman los últimos cigarros. Yo no, por supuesto.
Chico Gael sigue ahí, tan lindo como siempre con sus amigos. El amigo ya nos tiene cachadas. Se caga de la risa. Sigue tomando.

5:15PM
Se va el último cooler. No es suficiente para mantener a la Paula callada: no haya nada mejor que llamar al amigo de Chico Gael, como quien fuera su amigo de chico. "¡Hola amigo!" más entonada no se puede estar.

5:35PM
El amigo de Chico Gael se sienta con nosotras: se llama Juan Patricio (Juan Pa), estudia informática. Es soltero y está de cumpleaños. E ahí la razón por la cual había tanta gente y él se paseaba de mesa en mesa.

5:49PM
"¿Que eres gay? ¡qué desperdicio!" we were plating it safe. "¿Yo? ¡No, jajaja!" We were not playing it safe anymore.
"Y... ¿qué quieres para tu cumpleaños?"

5:55PM

CENSURADO

6:00PM

MÁS QUE CENSURADO

6:02PM
"Entonces... ¿viramos?" Sí. Viramos. Mejor que quedarse a ver qué pasaba. Mejor: había que estudiar, había que volver al día. Había que volver a la casa antes de que mamá llame y haga un escándalo.

Esa fue mi primera experiencia en República. Total y absolutamente memorable. Toda una ocasión para recordar... ¡por lo menos yo!. Espero volver a entrar en aquella jungla... en una de esas vemos a Juan Pa denuevo... sobrio... y no de cumpleaños. A propósito... ¡Felíz cumpleaños!
La tarde terminaba y las velas no ardían. No porque fuera tarde, sino porque ni siquiera habían sido prendidas. Se acabó el carrete. Mañana tengo colegio... y a la misma hora en que ayer carreteaba, hoy escribo esto. Todas las cosas que se pueden hacer a las 4PM.

Saturday, October 16, 2004

Pensamientos y comentarios en el síndrome de abstinencia carretera

Es nuevamente la 1:57AM de un sábado en la noche. Carezco de carrete y me reúno con mi cita habitual, el compañero infaltable y el más patético de todos: el PC.
Y es que nuevamente no hay nada que hacer; ó más bien dicho hay mucho que hacer. Tengo 2 trabajos para el lunes, y una prueba el martes. Ninguno de ellos está terminado, y la prueba está lejos de estar preparada en su totalidad. De algún modo me las arreglaré. Somehow I always do.

Un amigo por MSN me dice que me vaya a acostar. No puedo. No sin antes tratar de plasmar en palabras al menos un poco de lo que tengo metido en la cabeza y que me resulta un enredo de pensamientos, opiniones y sentimientos que me tienen confundida. Vamos a ver si se puede: here it goes...

Le he estado dando vueltas al asunto y me arrepiento tanto. Soy tan idiota. Predico consecuencia, y la primera es ser hipócrita soy yo. Y es que fue una de esas estúpideces que no piensas mucho. Que en el momento te perecen tan sin importancia y pasajeras; pero cuando te detienes por un mínimo momento, y piensas en lo que hiciste... ya es muy tarde. Lamento decirle que para estas alturas, tiene el pie bastante metido en su mierda. Sorry, nothing I can do. Le he dado vueltas y llegué a una conclusión: no vale la pena el esfuerzo. No vale la pena el riesgo, ni lo bien que lo pasaría. Tengo que mucho que perder.
Adiós, exhalación. Cuando vuelvas, ya no serás más que un amigo de mis respiros. Si es que vuelves.

También he indagado en mi mente acerca de ese otro "pequeño" asunto. La imágen se hace cada día más borrosa; cada palabra se vuelve más incierta, y la afirmación se viste cada día más como una duda. El tiempo pasa, el estusiasmo no siempre está a flor de piel y ,hasta para mí, hay un punto en el que se deja de soñar. ¿Qué es lo que pasa entonces? ella tiene razón: si no hago algo pronto, todo esto se irá por el caño. Pero hay un problema: estoy cansada de ser yo la que tiene que moverse y salvar la situación. Estoy cansada de ser yo la preocupada porque las cosas pasen y ser yo la que putea el aire cuando vienes, te vas, y no dices nada. ¿Me rindo entonces, ó debo ser la heroína que, a pesar de haber fallado en todas las ocasiones anteriores, trata de salvar el día como nunca ha podido? ¡Estoy exhausta, date cuenta por favor! No me dejes tratar de salvar algo que no quiere ser salvado.

Me siento sola en mi propia existencia. Me veo sentada en medio del Paseo Ahumada, con la soledad sentada a mi derecha y un cartel que dice "invisible" en mi pecho.

Ya no puedo más. El sueño me gana. Algo saqué. Aún queda mucho más.
Buenas noches, gente con vida; ó mejor dicho "buenos días". No creo que lean esto antes de que rompa el alba. Y además, ya está siendo escrito en AM, así que ¡qué más da!


Niñas de día: mujeres de noche.

Me ha sorprendido la complicidad que hemos desarrollado estos últimos días. Estas últimas semanas. Y es que nunca pensé qué sería tan bueno tener ese compañerismo con amigas. Porque a pesar de que en mi infancia eran sólo féminas las que completaban mi círculo (hasta 5to básico), nunca tuve con todas ellas la confianza que tengo con mis dos... ¿cómo ponerlo? psiquiátras es poco decir... amigas también. Ellas. Sólo ellas.
Con algunas de las amigas que tuve cuando era chica, he perdido contacto: nos hemos distanciado, nos movemos en distintos ambientes. Hemos crecido. Nos hemos disgregado. Y está bien. Es parte de la vida.
Es así como mi círculo se dió vuelta y en vez de estar constituído sólo por féminas, pasó a convertirse en un círculo compuesto sólo por integrantes del sexo opuesto. Nunca lo pasé mejor en mi vida; pero minos son minos y a ellos, aun que quieras, hay ciertas cosas que no les puedes contar. Porque no puedes. Porque eres mina.
Aun que me sentía bastante cómoda con ellos, y no notaba la diferencia entre las minas y mis amigos hombres, me sentí diferente con ellas. Más abierta. Como que no estaba sola.
Y es ahí, cuando me convierto en una de las múltiples partes del "lunch with the girls", donde cada una de nosotras actúa como madre, hija y consejera.
Es lo máximo. Es una complicidad y una camaradería que no se ven en todas partes. Que no se da con todos. Y no sé... es eso. Son ellas. Somos nosotras. Las que somos niñas de día... y somos mujeres de noche.

Esto no tiene más motivo que hacerles una especie de homenaje a aquellas amigas que no tienen comparación algunas. Las que siempre están ahí; incondicionales como siempre. Las quiero mucho y realmente no se imaginan lo importantes que son para mí.

PD: Si te acuerdas, date por aludido. Han pasado 2 meses... saca la cuenta. Respira. Palpita. Vive.

Tuesday, October 12, 2004

Track 2: "Can't help falling in love with you"

Esta canción, más vieja y explotada, no puede estar. Se ha tocado en infinitas películas y ha sido un track escencial de cualquier compilación de canciones románticas de todos los tiempos.
Pero ahí no reside la importancia que tiene para mí esta canción, ya que no he escuchado ninguna de esas compilaciones, ni tampoco ha sido la canción de fondo para ese "romance perfecto" (que tampoco he tenido) que todo el mundo sueña con tener.
En vez de toda esa cursilería, esta canción fue el mejor regalo de cumpleaños que he tenido: y es que no hay nada mejor que, un chico que te revuelve un poco las tripas (en el buen sentido de la palabra), te cante esta canción por el teléfono mientras tu sonríes como idiota en la obscuridad de tu pieza.
Esto fue hace mucho tiempo. Pero ni el tiempo ha hecho que me olvide de él, ni de esa tarde de 26 de Agosto de quién sabe qué año, ni ha evitado que me acuerde de su voz por el teléfono cada vez que la escucho.
Esta vez, aun que no sea tu cumpleaños, te la dedico. Y aun que no creo que leas esto, seré yo algún día la que te la cante. Por nuestra amistad... por las conversaciones telefónicas a las 3AM, y por los mensajitos veraniegos:

Can't Help Falling In Love

Wise men say only fools rush in
but I can't help falling in love with you
Shall I stay
would it be a sin if I can't help falling in love with you
Like a river flows surely to the sea
Darling so it goes
some things are meant to be
take my hand, take my whole life too
for I can't help falling in love with you
Like a river flows surely to the sea
Darling so it goes
some things are meant to be
take my hand, take my whole life too
for I can't help falling in love with you
for I can't help falling in love with you

Sunday, October 10, 2004

Día de 23hrs.

Los cambios de horario son algo que nunca he podido entender en su totalidad. Entiendo que hay un día al año en que se atrasa la hora. Ese es el día más largo del año. 25hrs.
También está el día más corto del año, que vendría siendo el día de ayer. 23hrs. Era sábado. Eso no es lo gracioso. Lo gracioso, ó más bien irónico, es que siendo el día más corto del año, uno se imagina que es el día menos productivo. Bueno, como mi vida es una paradoja, el día de 23hrs. resultó uno de los más productivos que he tenido en el último tiempo.
Para variar un poco mi rutina de los fines de semana, me desperté a las 8AM (hora nueva), y como siempre, ví la tele matutina. Nada fuera de lo normal. Lo único extraordinario fue el mensaje de la Cami en el celular proclamando que, esta vez, estaba totalmente sobria del carrete del día anterior. Todo un suceso. Luego, aprovechando de que mi hermano aún no llegaba de su "súper-ultra-produced-party", me metí a MSN (¿qué más hay por hacer un sábado en la mañana?). Por alguna extraña razón, encuentro gracioso que las primeras noticias de la existencia de mi hermano desde la noche anterior, hayan llegado por el bendito MSN. Y más gracioso aún, fueron sus primeras palabras: "Sandra... ¿queda pizza?".
Los comentarios con la Cami (que estaba post-carrete en la casa de la Paula, la cual estaba durmiendo... todavía) siguieron en el contexto de mensajería por internet, hasta que decidí que tenía que moverme, y fue así como me despedí, y me encaminé a la ducha, para luego emigrar hacia Providencia.
Cómo les explico que de trámite en trámite, me caminé Providencia y medio: desde la Concepción hasta pasadito Suecia, ida, vuelta e ida de nuevo (hay que ser muy estúpida para caminar en la dirección equivocada por unas 5 cuadras antes de darte cuenta de tu error, y tener que volver a pasar entre medio de las viejas de la campaña de Labbé). Por supuesto que no todo fue trámite. Toda ida a Providencia tiene por obligación, una visita al Portal Lyon (en el cual nunca compro nada... nunca he sabido por qué), y a mi querido Drugstore, con el paraíso que es la Feria Chilena del Libro y Pez (donde tampoco nunca compro nada. Aun que ganas no me faltan... sólo dinero). Son en esos momentos cuando me hubiese gustado ser parte de la cultura ochentera de los libros de Fuguet, y pasar por ahí como si ése fuera el único lugar para estar a esa edad.
Bueno, luego de tentarme con los libros de Pablo Illanes (que tengo TANTAS ganas de leer) y con un sweter de Pez (que costaba la módica, inigualable y a la vez inalcanzable suma de $22.900; en otra palabras, incomprable), y tener que despedirme de ambos artículos con el dolor de mi alma y el vacío de mi billetera, me encaminé nuevamente a mi hogar a eso de las 1:30PM (hora nueva... nuevamente).
Al llegar a mi casa, me dí cuenta de que mi maldita tibia (para los que no saben, ese músculo que está arriba del tobillo) me mataba otra vez, y al no encontrar la cremita anti-inflamatoria por ser mi pieza un desastre post-terremoto, me ví en la obligación de vegetar toda la tarde, lo que llevó a una siesta que me vino muy bien.
Parece que fue por la siesta ó por alguna repercución de la cafeína ingerida en las últimas 15hrs., que me desperté con una imperativa necesidad de ordenar mi vida, por lo que después de ordenar el desastre alguna vez llamado "pieza", me puse a revisar los lindos catálogos de las universidades. Demasiado inútil, ya que no cambié mi opinión en cuanto a las universidades, pero por lo menos me sirvió para resolver mi pseudo crisis vocacional: sí señoras y señores, Sandra Gutiérrez estudiará arquitectura. Es oficial. Y no duden por ningún momento que me alcazará el puntaje, porque me alcanzará y me sobrará. Campus Lo Contador, de ahí soy.
Aparte de resolver mi crisis vocacional, organicé todas las fechas para mis deptos. del CDA. Estoy orgullosa de eso. Mi modus operandis ha cambiado, y el que no le siga el paso, queda FUERA.
Siguiendo con todo ese impulso de energía, hice facsímiles. Patético para ser un sábado en la tarde, pero bueno, es más satisfactorio saber que hiciste de una un ejercicio que, según el librito ese, el 54% de los que lo intentaron hacer, lo omitieron. Claro que eso sólo fue en el facsímil de matemática. El de biología lo ví, y ese fue el fin de mi impulso de energía.

Después de eso, la tele era el plato que seguía. O por lo menos eso pensaba yo, pero mi sueño dijo otra cosa y me quedé dormida, vestida y todo, para luego despertarme (a dormir denuevo, esta vez con pijama y con los dientes lavados por supuesto) a las 1:57AM de hoy. Las 23hrs. se habían acabado. También mis energías.
Así termina el día más corto del año: durmiendo. Como todos los otros.

Saturday, October 09, 2004

"Baby, it's 3AM I must be lonely"

Son exactamente las 3:19am de la madrugada del 9 de octubre. No tengo sueño. Mis padres duermen, mi hermano carretea, y el MSN no funciona. Estoy desesperada.
Es agradable cuando te quedas despierta hasta tan tarde; a mí se me vienen ideas medias locas a la mente, y alternativas a la realidad que no se me ocurrirían de manera ordinaria. Eso es cuando estoy sola, obviamente. Recuerdo las veces que se me hizo tarde por estar hablando con un amigo por teléfono. Lo pasaba excelente. Eramos sólo yo, él y una línea telefónica. Me hubiese encantado poder haber reemplazado esa línea telefónica por un café que acompañase la conversación, pero era lo que se tenía, y sabía cómo aprovecharlo.
Eso fue hace mucho. Hace más de un año que ese amigo no me llama. Hace mucho tiempo que no hablo con él. Me pregunto qué será de su vida. Me pregunto si cumpliremos los desafíos que nos impusimos ó sólo eran un complemento a nuestro aburrimiento. Me pregunto si alguna vez, y de la nada, oiré su voz por el teléfono nuevamente. Cosas que pasan. Caminos que divergen; proceso más conocido como madurez y crecimiento.

Pero esta noche, no tengo a nadie que me acompañe. Ni siquiera una ventanita en el monitor. No; y no porque me haya rebelado contra MSN. No puedo: soy media adicta a la huevada, así que créanme que no es eso. El MSN no funciona. Simplemente aparece un maldito pop-up, mintiéndome sobre mi conexión a internet. No hay nada más que hacer. Ni siquiera WebMSN funciona. La tecnología me ha fallado. Me siento traicionada por un montón de cables y circuitos. Pero es esa maraña de cables y circuitos la que juega el papel de mi compañero nocturno, de mi "cita" en este viernes-por-la-noche/sábado-por-la-mañana; así que como de costumbre, escribo en mi querido blog, para desahogarme, para escribir sobre estúpideces que al parecer sólo a mí me interesan ó imbecilidades que nunca nadie va a leer. No tengo un comentario hace más de 2 semanas. Estoy pensado seriamente en hacerme un fotolog... así sería más fácil: abren la página, ven la foto, se ríen un rato y postean. Nada más. Toda una satisfacción para el dueño del fotolog (ó "flog" como le dice mi prima chica), ver todos los comentarios de los cyber-parqueados que gastan su tiempo en dejar 3 ó 4 líneas.
No. Nunca TAN desesperada. Seguiré fiel a mi blog por siempre. De todas maneras, en un principio, la intención era mantener la página lo más secreto posible; pero el ego pudo más. No me imagino la cantidad de idioteces que escribiría si hubiese sido de otra manera.

Estoy en la estapa 1 del síndrome madrugador: "tush párpadosh eshtán peshados...". Los ojos empiezan a cansarse. Sigo tratándo de conectarme al bendito MSN. Fallo nuevamente. La paciencia se me acaba y empiezo a considerar seriamente la idea de ir a acostarme. Pero me da lata. Tengo ganas de hablar con alguien; pero no me atrevo a llamar a esta hora. La única excusa que tendría para eso, sería estar ebria. Mala opción.

Estapa 2 del síndrome madrugador: "el hombro derecho, por efecto del gran uso de teclado y mouse, te empieza a matar poco a poco. Tush párpadosh empieshan a sherrárse...". Ya no es una consideración seria. Es un hecho. Me voy a acostar. Tan sólo déjenme revisar lo escrito... debe ser la pelada de cables más grande de la historia.
La Coni tiene razón. Sí debo ocupar menos comas. Y sí. Es la pelada de cables de la historia; pero es eso lo que me pasa en este momento: Mi vida es una gran pelada de cables (esa expresión me recuerda a alguien... el comic...). Como lo anuncié, me retiro a mi claustro. Buona Notte a tutti. Por favor, sírvanse a leer los post anteriores, y a dejar sus comentarios en la sección de comentarios al final de cada post. Gracias por trasnochar con nosotros, les deseamos (yo y mi alter ego igual de dormida que yo) muy buenas noches, dulces sueños y un tardío despertar de fin de semana. Resgrese pronto. Gracias.

Friday, October 08, 2004

Carta #1

Me hubiese encantado empezar esta carta con un "Querida..." pero hacerlo, sería mentirte y a pesar de que menos no te mereces, no lo haré. No voy a caer en lo mismo que tú. No voy a ser un mentiroso, un hipócrita y un falso como tú. Suponer que me querías, fue demasiado. Fue un error. Todo fue un error: desde el momento en que te besé, hasta el momento en que me desperté y no te encontré. Estuve equivocado desde un principio contigo; te tenía como una niña inocente, que no podía hacerle nada a nadie. Menos a mí, que decías quererme tanto. Pero mira las vueltas que da la vida, y es que me encuentro aquí, escribiéndote como un idiota, una carta que nunca te enviaré, pero que deseo con toda mi alma, eventualmente leas.
Puede que pienses que soy un cobarde por ponerte todo esto por escrito. Y sí, en cierta manera lo soy. Tengo terror a explotar frente a tí, a decirte que, gracias a tí, ya no tengo un alma que pueda romperse, ni amor que puedas pisotear. Que tengo una estaca con tu nombre en el pecho, y que más encima, te odio y me odio: porque te sigo amando. Aún con todas estas cosas, de la que más tengo miedo, es de que te pongas a llorar. De que tus ojos se conviertan en esos azules manantiales de lágrimas que he visto tantas veces, y que todo este odio por tí y lo que hiciste, se me olviden; y caiga como un imbécil en tus encantos, y que tu caigas como una falsa mártir en los míos, llorando lágrimas de juguete.

¿Qué pasó con lo que me dijiste esa noche?; ¿Qué pasó con el amor que, dijiste, te tenía todo el día pensando en mí?; ¿qué pasó con todos los aniversarios y cumpleaños que planeamos, y todos esas canciones con las que me despertabas las mañanas después de subir al cielo contigo? Yo sé lo que pasó con todo eso: te los llevaste. Te los llevaste junto con tu ropa tirada en el piso, junto con mis esperanzas, mi amor y mis sueños, dejándome tu mentira junto al velador. Me dejaste sólo. Me abandonaste a mi suerte, y tu existencia, se la tragó la tierra.

No tengo nada más que decirte. No tengo nada más que escribirte.

Espero que vivas una vida feliz. Espero que tu herida no sea tan grande como la mía, ni que haya que sanarla con un recuerdo del pasado en un futuro cercano; porque será la primera vez que te niegue algo. Voy a olvidarme de tí. Voy a borrarte de mi mundo, de mi cuerpo, de mi pieza, y de mi agenda. Voy a borrar tu aroma de mi ropa, tu voz de mi cabeza, y tu presencia de mis sueños. Mañana comenzaré otra vida. Olvidaré, incluso, que te odio. Pero eso será mañana. Déjame odiarte por hoy día. Deja que repudie tu imágen hasta que quiebre el alba. Mañana será otro día: otra vida. Mañana me verás en la calle y no serás capaz de hablarme. Yo no te reconoceré, y tú me mirarás desde la vereda de en frente, viendo todo lo que dejaste esa mañana. Y así será mañana. Y todos los días.

Ojalá sea el único que cae en tu trampa. Así no tendré ejército con qué atacarte.

Wednesday, October 06, 2004


Desafíos. Cumplámos nuestros sueños. Posted by Hello

Despertar a un mundo real... ¿ó a uno de sueños?

Hace mucho tiempo, y a causa de algo a lo que en aquél entonces llamé "traición" pero que ahora califico como "cosas que pasan", dije haber estado ciega. Que mi felicidad, y el mundo perfecto en el que había vivido en los últimos 2 meses, se desmoronaba porque por fin, y por primera vez en esos 2 meses abría los ojos. Y caí. Y colapsé. ¿Por qué? porque mientras mi mundo no era tan perfecto, y las cosas no iban como yo creía que iban, yo vivía en un mundo fantástico, donde todo era hermoso y donde cada pieza caía en su lugar. Tal vez fue por eso que me dolió tanto mi despertar a la realidad. Pasé del mejor de los sueños, a una realidad post guerra, donde ya todo había pasado, y yo era sólo la espectadora de las ruinas de aquél mundo. Mi mundo.
Y fue así como me ví a mi misma paseando por las canchas de cemento del colegio, pensando en qué momento había pasado todo. Si es que alguien pudiese haberme contestado, habría dicho "mientras te creías enamorada". No quedaba más por hacer que recoger los pedazos de mi realidad, y rogar porque fuese pronto el momento de soñar denuevo. Y lo hice. Paso a paso, y con las pocas energías que me había dejado el llorar, fuí recogiendo cada parte, cada pedazo; y mi realidad pasó de ser un territorio post guerra, a una nación en desarrollo. Nada mal, pero tampoco lo que había soñado.
Desde entonces he pasado por lapsos de tiempo en los que creo soñar, pero son sólo estadios de sueño menores, donde no se alcanza el sueño profundo que una vez tuve, y donde este es tan frágil, que al más mínimo ruido, te ves despierta nuevamente.

Parece que ahora, estoy en una situación similar. Al parecer, me he quedado dormida nuevamente. Al parecer una de estas mañanas, me desperté en un mundo de sueños... ¿ó será un mundo real esta vez?. Existe la posibilidad de que esta vez, sí sea como creo. Que esta vez no esté soñando; y que, en verdad, no sea "demasiado bueno para ser verdad", sino que sea bueno. Y punto. ¿Será eso, ó será sólo el primer paso que me llevará a reconstruir un mundo post guerra nuevamente? Ojalá que no. Tal vez, las energías no me alcancen para recoger las piezas y armarlo todo de nuevo; tal vez ahora, sí me atreva a ir al psicólogo.
Despertarse a un sueño, ó despertar a un mundo real. Desearía que fuera mí decisión. En todo caso, buenas noches. Te cuento mi sueño cuando despierte.

Tuesday, October 05, 2004

Reconciliandose con el pasado

El pasado te persigue. Es cierto. Y más cierto que eso, es que no es el pasado el que corre detrás de tí, sino que es tu consiencia quien lo llama. Más aún si es que la carga de ese pasado, son tus errores. Esos errores que te agachan la mirada cuando se asoman a tu consiente, y que te dan vueltas en la cabeza para ver qué haces con ellos.
Yo tengo de esos. Y me persiguen. De repente me salen en frente y me paralizo. Me quedo ahí, y no me dejan hacer nada.
Pero estoy feliz. Me libré del peor de todos. Del que me daba más verguenza; no sólo por lo que hice, sino que fue un error que juré nunca más cometer. Pero lo hice. Tropecé dos veces con la misma piedra, y perdí lo que me prometí resguardar. Pero me deshice de él. Lo remedié. Lo enfrenté, y las cosas salieron al revés de como yo creía saldrían. Salieron bien. Y me dí cuenta de muchas cosas: no lo conocía tanto como creía; fuí yo la que me impuse esto; y al pedir perdón, no fuí yo la que fue grande. Fue él por perdonarme.
Así que me reconcilié con mi pasado. Recuperé lo que creí perdido, pero estaba ahí. Y estoy felíz. Eso. Nada más ni nada menos.

Eso no fue lo único que me ha alegrado últimamente. El cacho de teatro, aparte de haberme traído la alegría de que ya acabó, me trajo una buena nota (¡para variar, y no lo digo irónicamente!), y resulta que nos ofrecieron la posibilidad de presentarla para la semana de Santa Cecilia. Coolísimo. Pero no sé... veremos. Se nos viene la Gala de Talentos: Sandra Live!

Y bueno... el infarto del sábado. Aparte de dejarme con un susto tremendo, dejó algo más. ¿Esperanza quizá? ojalá... eso díganselo a mi subconsiente. Por el momento, sigo esperando... y espero... y espero.

Sunday, October 03, 2004


Este es un dibujo que hice hace mucho tiempo, y que tenía guardado. Lo encontré ayer, y por algún motivo, me llamó la atención.  Posted by Hello

Saturday, October 02, 2004

"Maybe Tomorrow" by Stereophonics

Bajen esta canción. Súbanle el volumen. Cierren los ojos, y sientan cómo se lleva su alma.

Been down and I'm wondering why
These little black clouds keep walking around with me, with me
Waste time and I'd rather be high
Think I'll walk me outside and buy a rainbow smile but be free, be all free
So maybe tomorrow I'll find my way home
So maybe tomorrow I'll find my way home

I look around at a beautifiul life
I been the upper side of down; been the inside of out but we breathe, we breathe
I wanna a breeze and an open mind
I wanna swim in the ocean, wanna take my time for me, it's all free
So maybe tomorrow I'll find my way home
So maybe tomorrow I'll find my way home
So maybe tomorrow I'll find my way home
So maybe tomorrow I'll find my way home

Escuchan el sountrack de mi vida. Stay tuned.

Friday, October 01, 2004

Pseudo eterna espera

Cuando se es una persona tan impaciente como yo, no hay nada peor que tener que esperar. Estar sentada, viendo cómo las manecillas del reloj se burlan de tí, y de tu colapsante psiquis. Te sientas en una pieza que algún tipo trató de ambientar familiarmente, pero no le funcionó, y empiezas a hacer cosas que, normalmente, jamás harías. Miras el techo, empiezas a seguir a los múltiples bichos que aparecen derepente, miras las boletas e infinitos papeles escondidos en lo más recóndito de tu bolso, etc. Y en eso te pasas el tiempo. Eso es por lo menos cuando esperas algo concreto. Pero cuando esperas algo en tu vida, y la espera dura días... todo se vuelve más confuso. No hay bolso donde buscar papeles olvidados, ni techos que ver. Menos bichos que seguir en mitad del vuelo de sus vidas. Entonces ¿qué haces? vives. Sólo vives... con esa asquerosa incertidumbre, y la impaciencia latiendo en tu sién.

Es justamente así como he estado la última semana; y para peor, no es una sola cosa la que espero, sino que son varias: espero a que se de cuenta de que no la soporto, espero a que se calle. Espero a que toda esta etapa termine luego, a que corran los días y todo vuelva a hacer como antes. Como antes de todo. Esperando a que aparezca, porque empiezo a pensar que la ausencia es voluntaria, y que me quedaré esperando para siempre. Espero al fin de semana, espero al fin de año, espero el fin de esta espera, que me tiene más que agotada, y por sobre todo aburrida.

Eso pasa con todas mis esperas... excepto con una. Y es eso mismo lo que me da, entre otras cosas, risa. En cualquier otra circunstancia, yo ya me hubiese aburrido. Habría mandado todo a la mierda, y me hubiese ido, tirando toda la espera hecha, a la basura; y es así como ha sucedido en mi vida. Mi impaciencia me recuerda que tengo orgullo, y que la batalla está perdida. Y me voy.
Pero no con esta. No me aburro. Sigo esperando... y espero... y espero. Pero estoy cansada, porque a pesar de lo que mucha gente dice, esta situación es agotadora; y esta es, simplemente, la más agotadora que he tenido. Nunca había sido tan fuerte. Y quiero aburrirme. Quiero aburrirme para que todo vuelva a ser normal. Para que el planeta regrese a su aburrido pero hermoso balance.
Y como diría Hamlet: "Ay, there's the rub"; porque no me aburro. No hay caso. Simplemente no me aburro y, al parecer, mi subconciente tiene planes de quedarse esperando por un buen tiempo más. Y parece no molestarle. Y a mí tampoco.
Entonces, es ahí cuando me pregunto: ¿Es que acaso mi aburrido, pero hermoso balance del mundo, era en verdad un gran desbalance, y es ahora cuando recién todo empieza a ponerse normal? En otras palabras, ¿Qué pasa si es que, lo que llamamos normal, es realmente el período de desbalance, y estamos tan acostumbrados a él, que cuando todo empieza a ponerse en orden, colapsamos porque creemos que el mundo está mal?
Me quedo con esta duda. Por lo menos pensar en ella es algo que se puede hacer mientras espero.