Saturday, December 18, 2004


Este dibujo es trabajo... mucho trabajo y ansias de un mouse nuevo. Aún no sé usar Photoshop como la gente, pero he mejorado.... en serio que sí! (se parece al chico de The Vines.... ¿no creen?) Posted by Hello

Wednesday, December 15, 2004

Sobre mi futura interrumpción de estaciones...

Se me hace raro pensar que en menos de una semana (6 días para ser más exacta), volaré al otro hemisferio del mundo y viviré un mes de pleno invierno para luego volver al verano. Y ni siquiera un invierno como los que hay en Chile, sino que uno peor: con nieve, ventiscas y todo lo demás. Sería primera vez que lo hago y estoy emocionada. Cuando chica siempre soñaba con que, en vez de llover, en Santiago nevara. Nunca se cumplía mi sueño; ó se cumplía a medias. Recuerdo estar en el balcón con mi papá viendo como la rareza máxima tomaba forma: en mi casa estaba nevando. Mirando hacia el cerro San Cristóbal, veía cómo los escasos copos de nieve caían sobre las casas vecinas. Era demasiado bonito. Digo demasiado porque, como toda cosa buena, duró poco. Esa fue la última vez que ví nevar y desde entonces (e incluso antes) he soñado con pasear por calles nevadas en un abrigo largo, sintiéndome en medio de una película de temporada. El hecho de que la navidad también viniera cubierta de nieve (artificial en este caso) tampoco ayudaba: me frustraba sobremanera tener que pasar la navidad en el sur del mundo, donde hay 30° de calor mientras el viejito pascuero baja por la chimenea (la que, en todo caso, muy pocos tienen).

Bueno, ahora no voy a tener agitar uno de esos globos de vidrio con un monito adentro para poder tener algo de nieve. Este año emigro al norte: donde la nieve cae y hay calles cubiertas de ella donde yo puedo caminar. Esta navidad será diferente. Será más blanca y menos soleada: como en una película de temporada. No puedo esperar.

Pasando a otro tema, estoy refriadísima. Desde hace más de un mes estoy resfriada y parece que el resfrío se viene de viaje conmigo. Hay que tener mucha mala suerte para ser la única imbécil que está resfriada en pleno diciembre y que más encima se va a un lugar más frío de vacaciones. Espero que se me quite luego. Me tiene preocupada el hecho de que pueda caer más enferma allá. En el Viaje de Estudios dejé de conocer los geysers del Tatio por estar enferma (no pregunten). Esta vez no quiero que pase lo mismo, así que voy a tener que cuidarme ó sucumbir ante las agujas. Yo opto por la primera. Las inyecciones nunca han sido mis mejores amigas.

Me quedan 6 días en Chile antes de ausentarme por un mes. Quiero ver a mis amigos antes; los voy a hechar de menos. Lo malo es que algunos tienen la agenda un poco apretada: empezaron a trabajar. Otro signo de que nuestra niñez se fue por el caño.
A otras personas en cambio... no sé si preferiría no verlas... pero no sé. En una de esas estoy huyendo de ellas. ¿Quién sabe? ojalá esas personas pudieran decirmelo. En todo caso, creo que al final me iré sin verlas antes. Tengo la ligera sospecha de que así será. Es una lástima... pero bueno... ¡qué se le va a hacer!

Tuesday, December 14, 2004


Es increíble, considerando de que soy una obsesionada con esta película, que no haya posteado nada conserniente a ella. Esta es una de las escenas clásicas y más retorcidas de toda la película de Danny Boyle, a quien hay que atribuirle una vasta imaginación ya que a Irvine Welsh no se le ocurrió esta metáfora tan... gráfica de que tu vida se vaya por el caño. Posted by Hello

Untitled: Chapter 2

Mi tercer cigarro se acababa cuando ví a la Mane entrar al café media desorientada; buscándome. Por un segundo quise que no me encontrara y bajé la mirada. Sólo eso tomaba para que ella me viera, me saludara y llegara a sentarse a mi mesa. Se sacó su cartera del hombro, cruzó las piernas y puso su celular en la mesa.
La Mane era bonita. Tenía una cara tierna, como de niña, lo que le jugaba tanto en pro como en contra. Hoy, la Mane vestía un par de jeans, una polera amarilla y su pelo largo negro tomado por un palillo. Ella tenía los ojos claros, los labios delgados y la naríz respingada. Ella era bonita. Muy bonita para ser sincera. Por alguna razón, odio admitirlo.
En verdad, siempre me he sentido en una competencia con la Mane. Quién es la más delgada, la que se viste mejor, la que se agarra los mejores chicos, la que tiene más fiestas adonde ir, etc. Lo que más me empelota, es que ella no parece verlo así. Ella me quiere. A ella no le importan las cosas superficiales que a mí sí. Eso la hace más humana, más perfecta y por lo tanto, mayor competencia. Por eso es que, en el fondo, tengo un resentimiento con ella; y es por eso que cuando me dijo que le gustaba Javier, algo cambió en mi forma de verlo: ahora tenía que tener a Javier, tenía que ganárselo a la Mane. Y gané. Me acosté con Javier, me acosté con el chico con el cual la Mane no se la pudo. Me sentía una triunfadora... pero por dentro se sentía horrible.

La Mane pidió un cortado y me empezó a hablar de la fiesta de anoche. Me contó de que luego de que me vió la última vez (en la cual estaba con Javier), se fue con Álvaro y con la Ale a otro carrete donde se encontraron con más gente. Me dijo que me había llamado a mi celular para que fuera, pero que no había contestado. Mientras me decía todo esto, yo no podía dejar de pensar en lo triste que ella me parecía: tan niña, tan buena, tan tonta; tan ingenua de pensar que yo era una buena persona, de quererme tanto cuando yo llegaba de acostarme con el chico que a ella tanto le gustaba.
En eso, los escolares se pararon, se besaron y tomados de la mano se fueron del café. Por alguna razón mi atención se quedó con ellos mientras la Mane me hablaba. Ella paró, se dió vuelta y me miró de nuevo.
"¿Alguien que conozcas?" me dijo
"No... nadie"
Nos quedamos en silencio. La Mane tomó un sorbo de su café mientras yo encendía mi cuarto cigarro.
"Estamos vestidas igual que ayer ¿ah?. ¿A dónde fuíste anoche? porque conociéndote, tú no te pones la misma ropa dos días seguidos"
No quería decirle que me había acostado con Javier. Eso la destrozaría. Ella me odiaría. Sin embargo, había un poco de morbosidad en mis intenciones: algo dentro de mí quería decirle a la Mane sobre lo de anoche, sobre cómo Javier puso música lenta y bailamos durante una hora entera. Sobre cómo él empezó a besar mi cuello con tal delicadeza, que me daba cosquillas. Sobre cómo le quité la camisa y terminamos en su cama... Sobre todo. Ése algo, lo único que quería, era hacerle saber a la Mane de que había perdido. De que en esta batalla, la más importante para ella, la que había ganado y se había llevado la victoria, había sido yo. Ése algo quería saborear la gloria de este round...
"Me fuí a la casa de Javier" le dije indiferente; como si no supiera que ella se moría por él. Las pupilas de la Mane se pusieron minúsculas.
"Ah sí, ah... ¿por qué te fuiste para allá?" La Mane hablaba como si no le importara. Como si ya hubiese captado la dinámica del juego.
"Él me invitó" solté una bocanada de humo.
"Ah... y ¿qué hicieron?"
Era el momento perfecto. Era la pregunta indicada: todo finalizaría con mi toque de gracia...

"El amor"
"¿Perdona?"
"Hicimos el amor. Bailamos, luego Javier me llevó a su pieza y terminamos en su cama. Vengo llegando de su departamento..."

"¿Emi? Emilia..." la Mane me interrumpió
"¿Ah?"
"¿Qué te pasa?"
"Nada... no pasa nada"
"Ok. Entonces ¿qué hicieron?"
Me quedé mirándola fijo. Mi celular sonó. Me había llegado un mensaje. Era de Javier:

"¿Dónde estás? ¿qué te pasó? ¿estás bien? lo de anoche fue... alucinante.
Tú eres alucinante. Te llamo luego... un beso, Javier."

"¿Quién es?" me preguntó la Mane.
"Nadie... mi mamá. Me pregunta cómo me fue con la presentación que hice el miércoles"
No sé por qué le dije eso.
"Ah.... ya, y ¿qué hicieron con Javier?" Insistió.
"Nada, Mane. No hicimos nada."

Y ahora, ¿Qué mentira le voy a inventar a Javier?

Monday, December 13, 2004


Si supieran todo lo que hay detrás de esta foto... Posted by Hello

Wednesday, December 08, 2004


Esta foto corresponde al primer video de Pearl Jam que vi: "Do The Evolution". Se podría decir que este fue el primer paso a mi afición por la banda. El video es alucinante y la animación (hecha por el mismo tipo que dibuja "Spawn") es espectacular. Si lo vieron, de seguro lo recuerdan. Posted by Hello

Textos de trasnoche: Mi paradoja con las flores

Las flores son ambiguas y ambivalentes. Siempre se regalan en ocasiones especiales y siempre con distintos significados: Te enamoras, regalas flores; muere alguien, envías flores; alguien está de cumpleaños, le regalan flores. Siempre con una connotación distinta, siempre diciendo ó expresando sentimientos distintos.
Si uno quiere profundizar más en eso, uno puede llegar a descubrir que diferentes tipos de flores tienen diferentes significados, por lo que no es lo mismo regalar rosas, que regalar margaritas.
Sea como sea, las flores son el regalo más cliché que se le puede dar a alguien y en el último tiempo, pasaron a ser el equivalente a las velas: ese regalo “comodín” del cual los hombres abusan. Digo que los hombres abusan de él, porque nosotras, las mujeres, somos muy difíciles de regalar (ó al menos eso es lo que ellos creen) y es por eso que cuando una amiga está de cumpleaños, y no saben qué regalarle, se van por la segura, por el regalo con el cual quedarán como reyes: las flores.
Por ser tan cliché, la mayoría de la gente (las chicas en especial), puede decir que alguna vez le regalaron flores. La mayoría puede decir que alguna vez algún amigo no supo qué regalarle, por lo que llegó a su puerta con un ramo de flores.
La paradoja aquí, no es esa. La ironía de todo esto es, que la única vez que me han regalado flores, no fue un hombre quien me las dio, sino que una amiga. Tiernísima, debo decirlo; pero me hizo pensar. Me hizo pensar en que yo no figuro en la lista de las chicas a las que el sexo opuesto les ha regalado flores. Ni por mi cumpleaños, ni porque mi perro ó mi gato murieron, ni por nada. Nunca un chico me ha regalado flores.
Es una estupidez que piense esto, ya que menos importancia en mi vida, no puede tener; pero aún así me pregunto por qué. ¿Por qué nunca ha llegado un chico a mi puerta con un ramo de flores?; ¿Por qué no existe (ó por qué no ha llegado) el chico que me regale un ramo de sentimientos camuflados entre flores?
No lo sé. La verdad, no sabría decir si es que soy demasiado obvia para mis cosas y la gente que me rodea sabe exactamente qué regalarme ó simplemente que, conmigo, las flores no funcionan.
Ni siquiera sé por qué le doy tanta importancia a esto (la importancia que me provoca escribir sobre algo tan tonto), pero por alguna razón me extraña. Incluso llego a temer que, el día en que ese chico me regale flores, me pondré a llorar. No lo creo… pero podría pasar. Sea como sea, con lágrimas ó sin ellas, espero que las flores lleguen algún día, y si entre ellas vienen sentimientos camuflados, mucho mejor.

Tuesday, December 07, 2004

Untitled

Lo primero que ví a mi lado al despertar, fue el torso desnudo de Javier. Estaba apoyado en esas almohadas regordetas que tiene, con los ojos cerrados, los labios entre abiertos y la sábana blanca hasta la cadera. Me quedé viendolo un rato; oía cómo respiraba; veía cómo el humo de mi cigarro jugaba con su pelo castaño claro y cómo sus pestañas temblaban derepente al compás de sus respiros.
Mi cigarro se acababa y ya era hora de irme. No quise desperarlo. No quise tener que mentirle y decirle que lo amaba de vuelta; porque de seguro él me amaba, y de despertarlo, sin dudar me lo haría saber oficialmente. No quería despedidas ni momentos incómodos: sólo quería irme y dejar las cosas como eran; como fueron. Sexo. Sólo sexo y nada más.
Apagué lo que quedaba de mi cigarro en el cenicero que le regaló su ex novia y que él siempre tenía a un lado de su cama. Me paré de la cama, desnuda como estaba y sin importarme que las cortinas estaban abiertas y que todo el mundo si quería podía mirarme. Esto lo había hecho antes. No sería nada nuevo hacerlo ahora: tomé mi ropa y entré al baño. Me miré al espejo y me observé orgullosa. Mi cuerpo era casi perfecto. Casi, sólo por el hecho de que es imposible que sea perfecto, pero era lo más cercano que había. Todos los días de ayuno valían la pena cuando me miraba al espejo. Sonreí y empecé a vestirme.
Vestida igual de como estaba anoche (mi falda negra y mi polera strapless blanca) pero con mi pelo largo amarrado en un moño, salí del baño y ví a Javier nuevamente tendido en la cama. Parecía un niño durmiendo la siesta luego de almorzar.
Me puse mis tacos, tomé mi cartera y salí de ahí lo más rápido que pude. Mientras el ascensor bajaba, me observaba en el espejo de este. Me encantaba cómo me veía, aun que algo en mis ojos no me gustaba. La resaca tal véz. No importaba: aún con cara de trasnoche puedo decir que soy la envidia de muchas mujeres; puedo decir que paso por la calle y ellas desean ser como yo; puedo decir que mis jeans son más pequeños que los de mi sobrina que tiene 13 años. Considerando que tengo 23 y que mi sobrina no es gordita ni nada, eso es algo por lo que deberían premiarme
Mientras pensaba todo esto, me dí cuenta de que en la esquina del ascensor, había una cámara. Me dí vuelta y la encaré. Me encantaba la idea de que un tipo horrendo se estuviera excitando conmigo al otro lado de la cámara, sabiendo que nunca en su vida podría llegar a tenerme. Eso de ser fruta prohibida para la gente común me encantaba, me hacía sentir mucho más especial de lo que era y, por supuesto, me subía el ego a niveles estratoféricos.
Me bajé del ascensor, saludé al portero y enfrenté Apoquindo. A pesar de lo temprano que era, había una considerable cantidad de gente. A las dos cuadras de andar, los tacos me mataban. Me los saqué y los llevé en mi mano junto con mi cartera minimalista. Empecé a pensar en Javier. En cómo me diría que estaba herido. En cómo me confesaría que me amaba, que no podía dejar de pensar en mí. En cómo se destrozaría cuando le dijera la verdad. Cuando le dijera que no lo amo. Que nunca lo he amado. Que él para mí, es sólo una conquista más. Otro chico con el que me fuí de un bar y con el que terminé encamada. Otro más de mi extensa lista de conquistas. Otro punto más para el oro.
Seguí caminando descalza por Apoquindo. La urgencia por el segundo cigarro del día ya me torturaba. Necesitaba un café. Entré a una cafetería, me senté y tomé mi café; negro (como siempre) para complementar mi cigarro. Empecé a ver a una pareja de colegiales cimarreros. Él tenía chaqueta y una camisa celeste. Ella tenía una falda corta, corbata roja, calcetines arriba y esos zapatos que todas las quinceañeras tienen. Ella lo miraba como si fuera lo único en el mundo. Como si él fuera el amor de su vida; el hombre con el cual se casaría. Él la miraba como si fuera una princesa. Como si ella fuera la chica más linda del mundo y como si yo no existiera. Para él yo no existía. Sólo existía la colegiala de falda corta y pinches brillantes en el pelo que se reía como si la vida fuera un chiste. Me hubiese encantado ir y decirles la verdad: decirle a ella que él no era el amor de su vida y que no se casaría con él y que, lo más probable, era que él la presionaría para tener sexo con ella antes de que estuviera lista y que perdería la virginidad con él sólo por sentirse culpable y que luego del susto de quedar embarzada, ella se daría cuenta que no lo amaba.
A él le hubiera dicho que ella era una tonta. Que nunca lograría acostarse con ella a menos que la obligara y la hiciera sentir mal. Que el día en que él viera a otra chica guapa en la calle, ella se pondría a llorar diciendo que él no la amaba y ahí tendría que convencerla nuevamente de su amor incondicional por ella. También le diría que eso no pasaría una sola vez.
Mientras pensaba esto y encendía mi segundo cigarro, mi celular sonó. Era la Mane.
"¿Dónde estás?"
"En un café en Apoquindo..."
"Mira... estoy por ahí cerca. ¿Nos juntamos?"
"Ok..."
"Y al final ¿qué pasó ayer con Javier?"
"Nada. No pasó nada"
La Mane creía estar enamorada de Javier. No tuve el corazón para decirle que me había acostado con él. Para decirle que lo disfruté. Y que él también lo disfrutó. Menos tuve el corazón para decirle que lo hice sin amarlo... ni menos para decirle que tal vez, el que ella creyera amarlo, me llevó a desearlo por aquella noche.
"Ah... hablamos cuando llegue entonces. Nos vemos"
"Nos vemos...."
¿Qué mentira le inventaré a la Mane?

Manifiesto de una exorcizada

Después de tantos días y sus noches de estar esclavizada a tu mirada, a tus palabra y a la falta de estas, creí que nunca llegaría el momento de decir esto, pero estoy exorcizada de tí.

Sí, luego de todo este tiempo de martirio que he pasado por tu atención y tu negligencia, puedo decir que ya no sufro. Que me pueden decir lo que sea de tí y yo ya no lloro. Que me pueden decir que te vieron con todas las chicas del mundo, y yo ya no tengo gritos que ahogar. Ahora río. Río porque no me muero por dentro. Río porque en vez de querer matarte por ser tan idiota, quiero ayudarte. Río porque soy felíz, porque te superé.

Admito que ya no sé lo que haré con el tiempo que gastaba pensando en tí y admito que me será más difícil escribir ahora que no te tengo como principal eje de mis vivencias, pero ya no me importa. Todo sea por no pasar el tiempo llorando y enrrollada por tí; por no escribir sobre lo doloroso que era no tenerte después de soñar toda una noche contigo y tu mirada. Creo que tendré que encontrarme un hobbie para reemplazarte; por absurdo que suene, es verdad: me dejaste mucho tiempo libre.

Me encanta que seas feliz y que tu vida sea una fiesta; la mía ahora también lo es. Más aún cuando me cuentas todas esas cosas que antes me hubieran destrozado, y que ahora me resbalan como gotas de lluvia sobre mi cara sonriente.

No sabes todas las cosas buenas que te deseo; ojalá que todo resulte como lo quieras y ojalá que nunca tengas que sentirte como me sentí yo contigo. Te deseo todo el éxito del mundo y por sobre todo te digo que seguiré estando aquí para tí, ya que lo que murió, fue lo que potencialmente podríamos haber sido, mas no lo que ya teníamos y tenemos que es una bella amistad.

Creo que tampoco negaré que aún te quiero y te seguiré queriendo. Eso no puedo remediarlo ni tampoco puede negarlo mi razón; el cambio es otro: el cambio no es dejar de quererte, sino que el dejar de sufrir por hacerlo.

Nos veremos entremedio de las calles, en una película, en un libro... ó en cualquier lugar. Sabes que si me buscas, me encontrarás. Lástima que no funcione inversamente; pero como te dije: yo ya no sufriré por eso.

La aventuras de la Srta. X

Mientras mis compañeros se reventaban la cabeza tratando de aprenderse fechas, monarquías, tratados y eventos que pasaron hace ya más de 500 años, yo trataba de encontrar a alguien que me acompañara a Sobras Film Festival. Iban a dar "Saved". No me lo podía perder.
Mis dos opciones de acompañantes me cambiaron por los libros y la responsabilidad, así que tuve que ir sola. No hubo drama. Siempre me dije que algún día lo haría: ahora era el momento. Tomé mi fiel discman (que vendría siendo como mi cita de reemplazo; siempre fiel, nunca me falla), y caminé hasta el teatro Oriente donde, por primera vez en un lugar público, vería una película sola.
Compré la entrada y me puse a esperar en la puerta hasta que fuera la hora. La gente pasaba y yo miraba como si estuviera esperando a alguien mientras mi cabeza se burlaba de mis ilusiones. Fue ahí cuando yo me reí de mi cabeza; sí me encontré con alguien: Cristóbal (viste que sí me acordé de tu nombre) más conocido como el Sr. X himself. A él lo conocí el miércoles pasado en el primer día del festival Sobras. Ya ni me acuerdo por qué, pero empezamos a hablar. Me cayó bien; así que a falta de acompañantes, nos reímos con "Saved" juntos.

Cuando terminó la película ya me iba haciendo la idea de irme a mi casa, así que salí y volví con mi cita original: mi discman; y mientras trataba de recordar cuál era la canción que dejé a medio escuchar antes de entrar a la película, una voz interrumpe a Raine Maida y me saluda. Era Nicolás. Había visto la película, pero al parecer llegó ó antes ó después que yo, porque no lo había visto. Nos pusimos a conversar un rato; llegó todo el resto de la gente; dimos un par de vueltas y nos reímos. Luego me dice que va a empezar "Personal Velocity", que entremos a verla. Como no había pasado ninguno de los 2 anteriores días en mi casa, dudé que mi vieja me diera permiso, así que dando las excusas pertinentes, les dije que me iba. No me dejaron; en verdad yo tampoco quería irme, pero no sabía que era peor, perderme la película ó que mi vieja me subiera y bajara a chuchadas.
Después de tanta huevada, decidí llamarla. No perdía nada.
¿Les ha pasado alguna vez que uno ya asume que le van a mandar la puteada, y en vez de eso llegan y te dicen que sí al tiro sin ningún problema? bueno, eso fue exactamente lo que pasó. No hice preguntas. Sólo dije "Bien. Yo te llamo. Nos vemos, chau". Estaba segura de que si hablaba un segundo más, ella cambiaría de idea.

Ví "Personal Velocity" y me tomó todos los créditos recuperar el aliento que me quitó la película. Hacía mucho que una sucesión de imágenes no me dejaba ese vacío de aire comprimido en el pecho. Cristóbal se quedó conmigo viendo cómo pasaban los nombres: "Es hermosa" me dijo. Esa era la palabra; la película era hermosa. Punto. Sólo ahí fue cuando pude respirar.

Salimos del teatro y nos encontramos con la escena de comentarios post-película nuevamente; esta vez, matizado por un abaníco de celebridades de todos lados (¿qué hacía Trivelli ahí?, aún no lo sé). Cristóbal y yo nos reíamos de nuestro carácter de "X" y de cómo Nicolás se paseaba de grupo en grupo no pudiendo quedarse quieto ni un sólo momento.
Luego de hablar un rato de la vida y sus demáses, era hora de entrar a la competencia de cortos. Esta vez sí que no podía entrar. Tenía que irme; el milagrito del permiso no me iba a pasar 2 veces. Me despedí y me encaminé a mi casa con mi querido Raine Maida cantándome al oído.

Esta vez sí que la hice de oro: iba abriendo la puerta de la casa cuando mi madre me llama al celular. Al saludarla me dice "justo te estaba llamando para que te vinieras". Uff... justo a tiempo.
Así que no sólo ví dos películas increíbles, sino que también me ahorré (y de pura suerte) la puteada de mi madre. Life really can't be sweeter.

Sunday, December 05, 2004


La serie de culto: Sex & the city. Ladies (and you know who I'm talking about) I love you all; without you, this year woudn't have been possible to survive. Thank you.  Posted by Hello

¡¡¡FREEDOM!!!

Este viernes se acabó todo. Di mi primera y última prueba, y mi primer paso a 3 meses de total libertad y relajo.
Estaba sentada en mi banco de siempre, con los compañeros de siempre sentados a mi alrededor y mientras mi cabeza terminaba de calcular el perímetro de ya no sé qué cosa, desde el otro emisferio de mi cerebro, una voz me gritaba "estás a un ejercicio de la libertad". Cuando lo terminé, la felicidad tomo posesión de mí. Creo que reía en el momento en que puse la prueba en el escritorio del profesor. Cerré esa puerta azul por última vez en el año y me di cuenta que el aire olía distinto: olía a libertad; a vacaciones.
La Jesu me divisó a lo lejos y me gritó "¡Sandra, somos libres!" y yo le grité de vuelta "¡Somos libres!".

¿Y ahora qué? pasarlo bien.

Desde aquél momento en que la Jesu me abrazó y me dijo que no podía creerlo, no he parado. He tenido un carrete non-stop por las últimas 36 horas. Terminando la prueba, nos fuimos a la casa de la Lelo y tomamos sol toda la tarde escuchando de la buena música y pelando el cable como de costumbre. Luego en la noche y después de jugar un buen "Yo nunca", tuvimos carrete del bueno. Su asadito, su buena música, su buen-buen baile, sus buenas risas y por supuesto, el nunca bien ponderado pero excelente, "Duelo de pasarela". Haré de eso un clásico.
Lo pasamos increíble; especialmente cuando el nivel etílico de algunas personas alcanzó niveles fuera de lo normal y la guata me dolía de tanto reírme.
Llegué cansadísima a mi casa a eso de las 3AM.

Hoy me levanté a las 8:49AM (cómo me revienta no poder dormir hasta más tarde), y luego de cumplir mis respectivos deberes humanos de fin de semana, me encaminé a la casa de la Eli para enseñarle Sociales.
¿A eso llamas carrete?
Sí. Especialmente cuando estudiar es lo menos que se hace y llegan invitadas inesperadas. No sólo no estudiamos todo el día como teníamos presupuestado, sino que estudiamos sólo la última hora y media que estuve ahí (hora y media bastante productiva por lo demás); previo a eso, hicimos un "continue" a mi maratón de bronceado y nos pasamos 2 horas en la piscina tomando sol. Qué perra vida.

Son las 9:41PM y estoy reventada (además de media adolorida).
Estoy cachando si es que voy mañana al Sobras Film Festival. Quiero ver "Saved". Mandy Moore y Jenna Malone me llaman. Además, me encantaría ver una película en la cual Macullay Culkin tiene más de 11 años: ha madurado el chico... aun que prefiero a su hermano; pero bueno... como dicen por ahí "peor es nada".

Se nos viene Italia. La otra vez, hablando con la Jesu, me di cuenta de que quiero tomar este viaje como el cierre de una etapa de mi vida. Una etapa en la que no lo he pasado del todo bien, en la que me he sacado la cresta, en la que he madurado mucho y he crecido más de lo que me gustaría admitir. Pero estoy contenta. Este viaje es algo que he esperado desde que tengo memoria, y que venga en este momento precisamente, no puede significar más que realmente lo merezco. Voy a volver mejor que nunca. Voy a pasarlo mejor que nunca. Será una experiencia nueva, increíble y memorable. Estoy ansiosa.

De golpe, siento que he sobrevivido. Siento que soy grande, que me la puedo. Ya nada puede matarme. Estoy demasiado felíz. Por primera vez en mucho tiempo, puedo decir que estoy muy feliz y mi guerra interna acaba de firmar un tratado de paz temporal.

Saturday, December 04, 2004


Me he dado cuenta que desde que ví "Pump Up The Volume", he desarrollado una afición por Christian Slater. Lástima que esté tan desaparecido. Nunca supe lo que pasó con él en "Alias". Camila, él nunca apareció en "Saved by the bell", el mino que tú me decías tenía un personaje que se llamaba Slater, pero créeme que no fue Christian Slater. Me debes 2 Coca Light.
 Posted by Hello

Thursday, December 02, 2004

Tomorrow the sun will rise (Mañana saldrá el sol)

Esto es algo que escribí más ó menos en Julio del año pasado. Lo tenía guardado entre mis escritos y por alguna extraña razón, hoy me llamó y lo leí.
Me parece que está escrito con algo de despecho, pero al fin y al cabo, algo de verdad tiene.

Espero les guste.
Tomorrow the sun will rise
(original)

After sunset, comes sunrise; and after an “up”, comes a “down”. In this particular case, I was climbing a hill… then the worst thing happened: I arrived to the top of the hill. What comes next? Climbing down, or in my case… falling down. My life couldn’t seem to get worse: Everything was perfect, every thing was in place, or at least I thought so, that was until someone took the mask out of my eyes, and let me see what was really going on. I was blinded. Completely blinded. What could be so horrible, that didn’t let me see what was going on around me? Who could be so mean, to let me fool myself and believe that everything was absolutely perfect, when the truth was, everything couldn’t be further from that? All is reduced to one, short and simple word: love, or what at least I thought it was love. Its amazing how fooled I was.
Love gives one the image of a perfect world. Gives us the opportunity to not to care about things that we would usually care about, and not because you’ve changed, or because your mind has changed; its just because, the only thing one cares about, is the person you’re in love with.
Sometimes, this is a good thing. It lets us know what the important things in life are. The things beyond duty, and responsibility; the things one would die, and live for.

Everyone wants to love, and to be loved: “The greatest thing, you’ll ever learn, is just to love, and be loved in return”. The question is: What if its not love what we really think it is? What if we think we love someone, when we really don’t? Where does this leaves us? In conclusion, if it’s not love, then you’re screwed.

Love never fails. Love is perfect. Love makes us happy. If it is such a great thing, then, why do we think it’s so easy to find? This question can be answered in two ways: whether we’re too desperate or we have our hopes too high. The thing is, that in a lifetime, love can be found just once or twice, and we, naively think that the next time, its going to be THE time. Maybe it is, maybe it isn’t, but that is a risk we’re all willing to take if it’s necessary to find it.
So after one and another disappointment, we do the same cycle: Cry, get over it, move on, keep our hopes up, and wish the next time, one can start a new cycle.
Mañana saldrá el sol
(traducción)
Luego del ocaso, viene el amanecer; y después de un "arriba", viene un "abajo". En este caso en particular, yo estaba subiendo una colina... y luego llegó la peor parte: llegué a la cima. ¿Qué viene después? bajar; ó en mi caso... caer. Mi vida no podía empeorar: todo era perfecto, todo estaba en su lugar ó al menos así lo pensaba. Eso, hasta que alguien sacó la benda de mis ojos y me permitió ver qué era lo que realmente pasaba. Estaba ciega. Completamente ciega. ¿Qué podía ser tan horrible para no dejarme ver lo que estaba pasando a mi alrededor?; ¿Quién podía ser tan morboso como para dejarme que yo misma me engañara y creyera que todo era tan perfecto cuando, en realidad, eso no podía estar más lejano a la realidad? Todo es reducido a una corta y simple palabra: amor, ó por lo menos lo que yo creí que era amor. Es increíble lo engañada que estaba.
El amor nos da la imagen de un mundo perfecto. Nos da la oportunidad de que no nos importen cosas que, usualmente, nos importarían. Y no porque has cambiado tú ó tu mente; es sólo que, cuando uno está enamorado, lo único que te importa es la persona que amas.
Algunas veces, eso es bueno. Nos permite saber las cosas importantes de la vida: las cosas que van más allá del deber y la responsabilidad; las cosas por las que uno podría morir y vivir.
Todo el mundo quiere amar y ser amado: "la mayor cosa que aprenserás en tu vida, es a amar y a ser amado". La pregunta es: ¿Qué pasa si, lo que creemos ser amor, no lo es?; ¿Qué pasa si creemos amar a alguien, cuando realmente no lo hacemos?; ¿Dónde nos deja eso?. En conclusión, si no es amor, estás cagado.
El amor nunca falla. El amor es perfecto. El amor nos hace felices. Si es una cosa tan extraordinaria, ¿por qué pensamos que es tan fácil de encontrar?. La pregunta puede ser contestada de dos maneras: ó estamos muy desesperados ó tenemos nuestras esperanzas muy altas. La cosa es que, en una vida, el amor puede ser encontrado una ó dos veces; y nosotros, ingenuamente, pensamos que la próxima vez será la que realmente valga. Talvez lo sea. Talvez no, pero ése es un riesgo que estamos dispuestos a tomar si es necesario para encontrarlo.
Entonces, después de una y otra decepción, hacemos el mismo ciclo: lloramos, lo superamos, nos esperanzamos y esperamos que, la próxima vez, uno pueda empezar un nuevo ciclo.

Wednesday, December 01, 2004

Pensamiento aporte #1: "Mi vida es un trailer"

Hoy en medio de la calle, hablé con un amigo con el cuál hacía tiempo no entablaba una conversación de más de 2 respuestas. Extraño considerando que tanto él como yo, hablamos mucho.
"No importa dónde. Obvio que quiero encontrar al hombre de mi vida, acaso ¿tú no quieres encontrar a la mujer de tu vida?"
"Eso parece sacado del trailer de alguna película..." me dijo.
"Mi vida es un trailer" le dije de la nada; "ése es el drama: es un trailer y no una película entera".

Eso se quedó conmigo mientras dejaba atrás Pedro de Valdivia: "mi vida es un trailer". Luego cruzando el puente, me pregunté ¿por qué un trailer?.
Porque está llena de frases medias cliché que me quedan dando vueltas en la cabeza; porque para el resto, se ve más entretenida de lo que realmente es; porque las personas que la ven, saben de los clímax, de los momentos dramáticos, de los momentos graciosos, pero al mismo tiempo obvian lo que hay entremedio de ellos; porque están todos esos personajes predeterminados: la amiga media loca, el amigo del alma (ó novio frustrado, como quieran llamarle), el chico que entra y sale de escena, la amiga media revolucionaria, la madre comprensiva, el hermano que te ama/te odia.... todos apareciendo con comentarios en off mientras muestran las acciones en la pantalla. Porque tiene un principio, una bonita canción de fondo y un final.

Es raro... pero al fin y al cabo, todos los trailers lo son.