Sunday, July 31, 2005

Tiempos de guerra

Se dice que en tiempos de guerra, a todo le surge un uso y una importancia totalmente trascendental para la vida humana. Eso debería ser siempre, pero no. Estamos acostumbrados a aferrarnos a estupideces y andar chuteando algunas cosas que sí tienen un valor más allá de ese valor subjetivo que nosotros les damos; como cuando decimos que no vivimos sin nuestros Ipods (como si tuviera uno) o en su defecto, sin el tonto, fiel y prehistórico discman.
Yo, por supuesto, no soy la excepción. ¿Quién ha sabido de alguien que, por tener un computador conectado a internet, se haya salvado de algún holocausto nuclear o algún desastre por el estilo? Yo no. Y estoy casi segura que ustedes tampoco.
Para mí, el maldito aparato que todos conocemos como PC, se ha convertido en un elemento primario de supervivencia, algo que de seguro me gustaría tener si naufrago en una isla desierta (eso no es nada de extraordinario ya que denota un casi seguro y efectivo rescate), algo que al abandonarlo me provoca síndrome de abstinencia. Sí, es patético decirlo, pero estoy empezando a creer que soy lo que los psiquiatras gringos denominan como "adicta al compuador" (no creo que sea algo clínico ni tampoco tratable con ningún fármaco, pero es cierto), y hoy, mi droga de elección, ha sufrido problemas técnicos.
Mi computador, está saliendo de una enfermedad viral causada por ventanitas venidas del infierno o también denominadas Spyware. Hasta con esos avisos de casinos, soulmate seach engines y páginas hardcore, yo era feliz; incluso si eso me obligaba a cerrar una ventanita cada 5 minutos. Mi computador funcionaba, el internet lodeaba, el MSN iniciba la sesión. Nada más requiere el humano. Todo esto del spyware, se produjo porque mi hermano (otherwise known as the Familly Computer Guy) se fue en la volada en San Pedro y mi pobre bebé quedó sin mantención por más de dos semanas. El pobrecito es viejo y débil así que deben entender que el demacrado aparato no resiste tanto como antes.
Anyway, la cosa es que ayer mi hermano llegó. Las horas de computador se redujeron pero mi computador se mejoró. Hermanito metió mano y ahora tenemos un spyware-free computer y no más implantes de silicona apareciendo esporádicamente en la pantalla. Por alguna extraña razón, justo cuando el computador está en óptimas condiciones para funcionar como Dios manda, VTR no le da las herramientas que necesita.
Y sí, pago (¿yo? ¡JA!) por un maldito servicio de banda ancha y me dan una velocidad de internet de celular. Es un chiste. Obviamente que no me quedé con los brazos cruzados... ¡OH NO!. Fue así como llamé a VTR y exigí mis derechos de consumidora y pagadora de impuestos (reitero... ¡JA!).

Mañana llega el técnico. "Al parecer, es un problema de la señal, no del computador por lo cual tendrá que ser arreglado por un técnico en terreno". Me sentía como un país tercermundista tratando de pedirle ayuda militar a George Bush. Maldición. No me queda más que esperar a que mañana, día domingo y religiosamente designado para el descanso (no puede ser... otra vez... ¡JA!), llegue el técnico y le dé cuerda a mi adicción otra vez.

Vaya manera de empezar el último semestre escolar: con un síndrome de abstinencia y un internet que es digno de un país en pleno conflicto bélico.

Me pregunto si en verdad trataría de salvar el computador en caso de una evacuación de emergencia.

Por lo menos me gustaría rescatar el blog. Creo que tendré que empezar a hacer backup, enterrarlo en un búnker y esperar a que la nube tóxica se asiente.

... ¡JA!

Friday, July 29, 2005

Sobre el amor, el sexo y otras cosas cotidianas.

No puedo entender cómo, en un pasado no muy lejano, sexo y amor iban de la mano. No se podía concebir el concepto de sexo sin que hubiese amor de por medio, o al menos ése era el ideal. Hoy, por decir lo menos, esa teoría está más que obsoleta y la palabra sexo y la palabra amor, se han desligado completamente en uno de los divorcios más famosos de la historia (luego de los 7 de Elizabeth Taylor y los 3 de J.LO, claro está).
Y es que, el sexo sin amor, es algo que ya no sólo lo vez en las películas pensando "eso sólo pasa en las mentes de los guionistas gringos.... not very likely to happen in real life". El sexo sin amor es lo más normal del mundo, algo de lo cual todo el mundo habla, todo el mundo participa y todo el mundo opina. Le dicen "casual sex". ¿Por qué? por ser de una sóla vez: a one night stand.
Ahora, es fácil concebir la idea de sexo sin amor, porque el sexo como concepto indepediente existe desde hace ya mucho, pero ¿qué hay del amor sin sexo?, ¿puede existir una relación amorosa, excluyendo el amor fraternal obviamente, que pueda sobrevivir sin sexo?. Creo que primero habría que delimitar un poco los parámetros y ver a qué cresta nos referimos con "sexo" (créeanlo o no, hay gente que tiene concepciones bastante diferentes sobre el tema). Hablaremos de sexo, refiriendonos a cualquier contacto físico con intenciones de por medio, es decir, desde el más inocente beso en los labios hasta la más hardcore de las escenas de una película porno.
Dada la aclaración, ¿Es capaz de sobrevivir un amor sin un contacto físico que de cuenta de este ya sobrexplotado concepto amoroso? personalmente, yo creo que no. ¿Podrían pensar en una tortura más grande que querer a alguien, no desear más que tenerlo a tu lado por lo que queda de eternidad, y no poder hacerlo? yo creo que eso es suficiente como para destruir a la más cuerda y racional de las personas. Porque el humano lo requiere en sus necesiadades básicas: alimentarse, respirar, sociabilizar y reproducirse (esto es en lo más biológico de los términos); el negarnos al sexo con la persona amada, sería ir en contra de nuestra propia naturaleza . Así de simple.

Ya. Con todo esto ¿qué es lo que queda?: el sexo funciona perfectamente sin amor pero el amor encuentra fallas cuando carece de sexo (si es que no encuentra la destrucción total). Entonces el sexo es independiente y el amor no, ¿verdad? Creo que se podría decir que sí. El sexo es un punto aparte del amor, un artículo destacado con los asteríscos que aparecen en la constitución, es un caso especial que se trata con una legislación muy distinta a la que se trata al resto de las relaciones que conllevan amor.
Entonces, el sexo en toda su independecia, puede o no ir acompañado por esto que algunos llaman "amor". El sexo con amor es obvio, pero ¿qué pasa con el sexo sin amor?, ¿vale tanto la pena como el sexo que sí involucra amor? mi teoría (y por favor, no me he ganado ningún PhD en ninguna cosa, así que tomen esto como lo que es: una teoría de una adolescente inexperta que habla por lo que ve en el canal Sony), es que no; que cuando comparamos el sexo sin amor con el sexo amoroso, el primero sólo vale la pena cuando estás a un nivel alto de desesperación; ese punto donde el cuerpo te requiere sexo como si te pidiera agua en medio del desierto de Atacama. Pero cuando tomas esa liberación después de un síndrome de abstinencia, y lo comparas con el acto voluntario y amoroso de un sexo con alguien que, valga la redundancia, amas, simplemente no hay parámetro de comparación pues es el último el que vale la pena un millón de veces más que el acto de desesperación o necesidad biológica (que no es raro tampoco).

No me pregunten cómo es que me decidí a escibir sobre esto, porque no tengo idea. Sólo puedo decir que estas teorías idiotas, me dan vuelta la cabeza hasta tal punto, que tengo que ponerlas por escrito. Mis teorías idiotas, son idiotas porque no tengo casi ninguna experiencia en el tema: soy virgen y nunca he amado a nadie que no tenga algunos de mis mismos cromosomas en la sangre y alguno de mis apellidos en el carnet.

Creo que ya llené mi cuota de "x" en un párrafo hasta el año que viene.

Thursday, July 28, 2005


Seems like he's killing him... uh? Posted by Picasa

Wednesday, July 27, 2005

Electrafied

-¡Es como la antena de la tele!
-¡¿Ah?!
-Cata... tócale la mano...
-¡AH! Es verdad.

Y yo no entendía nada. Yo sólo estaba acostada en mi cama, con mis pantalones de polar y la polera de football americano talla XXXXXL que mi hermano se trajo una vez de EEUU (no se imaginan la sensualidad de ese pijama). Estaba en una de esas noches de "Veamos quién se ahoga primero de tanto reír" con mis primos y, en una de esas bromas, mi prima me apreta la mejilla, salta y se ríe. Fue ahí cuando pasé a ser un fenómeno de la ciencia: estaba electrificada. No me pregunten cómo, pero era cierto. Cada uno de mis 4 primos tocaron mi mano y todos dijeron lo mismo. Nos paramos en una especie de risa/susto-por-mi-vida, y fue ahí que nos dimos cuenta que ya no había un exceso de electrones corriendo por mi cuerpo.
-¿Qué era?
-Tal vez era la cama...
Mi prima se acostó en mi cama y procedimos a hacer las respectivas pruebas llegando a la más estúpida de las conclusiones: mi cama estaba electrificada y electrificaba a cualquiera que estuviera en ella. Me acosté nuevamente pensando en que existía la posibilidad de amanecer frita dentro de mi cama. Ya podía leer los titulares sensacionalistas: "Jóven muere electrocutada mientras duerme"; eso acompañado de una foto de toda mi familia llorando mientras sacan mi cuerpo de la casa cubierto por una sábana blanca...

Fuck it. I'll take my chances.

Hoy, desperté igual que anoche solo que más despeinada y con la almohada detrás de la cabecera. No había quemaduras, tampoco rayos corriendo por mis brazos y menos el pelo parado. Y yo que ya me sentía como Storm de los X-Men.

Tendré que decirle adiós a mi futuro de heroína Marvel.

Monday, July 25, 2005

Trámites

Y pensar que la PSU no es sólo una de las tantas formas de torturar a un escolar, sino que también es un negocio. Y sí, incluso podrían hacerlo una fiesta comercial; onda día del niño y todo eso. Ya veo a las grandes tiendas haciendo su campaña publicitaria de temporada. Anyway, como les iba diciendo, la plata que implica la PSU no va sólo a los preuniversitarios con comerciales radiales estúpidos ("Con CEPECH se puede... si estudias" la culpa que se eximen los tipos es casi graciosa), sino que también al estado.
Hoy me desperté y pensé en que tenía que ir al banco. ¿A qué? mi tarjeta está vacía desde que me fuí a Italia y tampoco he sido capaz de juntar suficiente plata para depositar, por lo que mi extinta tarjeta Red Bank no fue el motivo. Sin motivos que me motivaran (valga la rebundancia) en realidad, fuí cumplir con el deber cívico de los estudiantes de 4to medio: pagar la bendita prueba.
A la mitad de la mañana, figuraba yo en medio de la cola del subterráneo del Banco de Chile de Providencia, escuchando pititos y viendo números pasar. Creo que desde que era chica y acompañaba a mi viejo a depositar plata para la Teletón, que no entraba a ese banco. El primer piso, es como el piso VIP. Colas cortas, plantas decorativas y esas minas que sonríen en los panfletos que te ofrecen la mejor forma de endeudarte. Hice la cola, soprendida de que fuera tan corta y, cuando llegué a una de las cajas, la tipa me deriva al subterráneo. Pensé que iba a ser más o menos lo mismo, pero me encontré con que era como las oficinas que muestran en las películas gringas donde, por los tubos luminosos que inundan el techo, nunca puedes saber si es de día o de noche; donde, a pesar de los 50mtrs cuadrados que tiene, sólo tiene una mísera planta con 3 hojas y donde la fila se dobla de tal manera, que no te das cuenta que, a pesar de que esté a 5mtrs. de las cajas, la fila en sí tiene fácilmente sus 40mtrs.
Lo primero que pensé fue: "Esto es lo que cuesta estar sentada omitiendo preguntas... gracias Ministerio de educación" al mismo tiempo que me daba cuenta que habían sido las 20 lucas que más me ha costado pagar en mi vida (considérese que, en teoría, no eran mías). Con el deber cívico cumplido, volví al piso VIP y me despedí de mis trámites mañaneros.
A penas salí de ahí, me fuí a hacer los encargos de mi madre y pase al Portal Lyon. Entre todas las tiendas emo/metaleras, hay una que tiene la vitrina tapizada de discos. Esa es la tienda que más me gusta. Siempre me paro en medio de ese pasillo rebosante de hormonas para ver todas y cada una de aquellas caratulas; la gran mayoría que nunca poseeré. Hoy, me encontré con el disco "Exciter" de Depeche Mode. Dos amigos lo tienen y me repiten que es buenísimo. El precio estaba en oferta así que no pensé dos veces en ver qué era lo que traía. Mientras chequeaba el disco de David Gahan y compañía, noté que "Performance and cocktails" de mis queridos Stereophonics seguía ahí (tal como hace dos semanas cuando, con el dolor de mi alma y el vacío de mi billetera, lo tuve que abandonar). Pregunté si es que seguía al mismo precio y el tipo de la tienda me dijo que sí. Exhalé en decepción y cuando estaba decidida a agregar un 2do disco de Depeche Mode a mi colección, el tipo me dice que me lo deja en 5 lucas. Enough for me. Adiós David Gahan (para eso tengo un disco triple), hola mi querido Kelly Jones. Fue así como salí de esa tienda, nuevamente con la billetera vacía, pero con un nuevo disco en mi bolso y una sonrisa chocha en la cara. Aún no puedo entender la enorme falta de remordimiento que me resulta gastar plata en discos... creo que tampoco quiero entenderlo.

Esta es una buena forma de empezar la segunda semana de vacaciones: pagando exactamente $25.960 por el derecho a 7 horas y media de stress pre-educación superior, y 1 hora y media de educación musical.

Priceless... absolutely priceless.

Saturday, July 23, 2005

Wishlist

Vivo mi último mes como menor de edad. Creo que voy a echar de menos serlo ya que tener 18 no me trae ninguna ventaja muy grande que digamos. No he hecho el curso de manejo, no tengo el carnet de 17 y, por ende, el sueño de la liberación automovilística de los 18 queda descartada. La mayor ventaja podría ser entrar a cualquier parte sin tener que preocuparme de conseguirme el carnet de alguna otra persona, pero eso se limita a que, con 18 y todo, sigo viviendo bajo el techo de mis amables y dictatoriales progenitores, lo que me deja bajo sus reglas y casi donde mismo estaba a los 17 recién cumplidos. Anyway, nada de eso me quita el sueño en demasía: siempre tengo amigos que me carreteen, siempre va a ver una micro relativamente cerca y una película relativamente buena en el HBO el sábado por la noche (patético, pero cierto). Los 18, no me traen mucho más que legalidad y una gran celebración. Y sí ¡lo de la celebración es la mejor parte! los 18 tienen una clausula media oculta que te permite pedir regalos un poco menos humilde que las cartas Pokemón que pediste para tus 13 años (nunca llegué a tal punto... pero casi). Algunos tienen 18 y 4 ruedas más (lucky bastards) y otros un par de bolsas de solución salina metida en algún lugar del cuerpo (realidad muy Warner Channel, pero les juro que pasa). Ninguno de estos regalos funciona para mí, por lo que me quedo con una wishlist un poco más sencilla y realizable, que sueño que llegue del cielo el próximo 26 de agosto. Sigamos soñando. Esta es mi 18th birthday wishlist:

1.- "Out if exile" de Audioslave: Audioslave nunca me llamó mucho la atención. Los encontraba buenos, pero no rescatables; eso hasta que me encontré un par de videos de ellos en MTV (horrible admitirlo, pero más que cierto). Luego me encontré con el disco en una disquería y lo escuché un rato. Fue en ese momento en que decidí que, con el respeto de Chris Cornell y el resto de los ex- Rage Against The Machine, aplicaría a mi mejor amigo Soulseek y los derechos de autor me importarían un carajo. Por A, B o C motivo, no he podido bajarlo. Mentiría si dijera que me molestaría tenerlo como Dios manda.






2.- "Lenguage. Sex. Violence. Other?" de Stereophonics:
Después de la presentación en Live 8, quedé con la sombra de Kelly Jones y co. rondandome. Hace poco descubrí que la discografía no terminaba en "You gotta go there to come back" y salí en busca de este nuevo disco. Lástima que ni siquiera las disquerías alternativas lo tenga todavía (al menos las que infructuosamente chequeé). Mi única esperanza es una amiga que se va fuera de Chile en Septiembre.







3.- "Hot Fuss" de The Killers: Fue Tomás el que me dijo que indagara más sobre ellos. Dijo que me gustarían. Y tuvo razón. No sé si catalogarlo como rock. Tampoco se podría decir que es pop. Me gusta pensar que es una especie de rock entretenido, con letras medias pegajosas y hasta irónicas. Bajé algunas canciones de "Hot Fuss" y me quedó gustando.










3.- "It's time" de Michael Bublé: Recuerdo haber escuchado a este tipo por primera ves en la fiel radio Tiempo con un gracioso remake del theme song de Spiderman. Un remake buenísimo por lo demás. Luego le ví una sola canción y no supe más de él hasta que, en Italia, mi prima me dijo que Bublé hacía furor. Probando y probando, me encontré con un par de canciones suyas en Ares y ahora conforman importante parte de mi playlist. Michael Bublé hace un música tipo años 40', muy de viejo si me preguntan a mí; pero a pesar de eso, es buenísimo. Me gusta pensar que es la versión 2.0 de Frank Sinatra (hay unos covers suyos por ahí) aun que sé que le queda mucho aún.



Esta es sólo una pequeña parte de mi humilde wishlist. ¿Notaron que está conformada enteramente por discos? tengo una debilidad hacia ellos. Nada mejor que una canción de regalo; un recuero; un momento; una historia.

Thursday, July 21, 2005

Just another crappy movie...

- Daddy... What is that?
- I don't know... it's eighter the 4 of July or Steven testing his new toys

Ayer, el ocio nos pilló volando bajo y, con un amigo, se nos ocurrió ir al cine. La hicimos de oro en cuanto al timing, ya que ni siquiera se nos había ocurrido el factor "miércoles de vacaciones de invierno". Fue así que, cuando llegamos, el lobby del cine estaba repleto de niños chicos con sus respectivos padres viendo qué película traumaría menos a sus inocentes hijos. En verdad, no importó mucho; nosotros nos fijamos en lo que había de PG-13 en adelante. Las opciones no era muy variadas después de todo y las posibilidades se redujeron a dos: "Los 4 fantásticos" o "La Guerra de los Mundos". Debo admitir que ninguna me llamaba del todo, pero entre eso e irme a mi casa con el frío que hacía, preferí elegir. Mi cuerpo no estaba listo para procesar una película pseudo densa a lo M. Night Shayamalan, así que opté por "Los 4 fantásticos". Lástima que mi amigo no lo haya hecho así, lástima que tenga un poder de convencimiento harto mayor que el mío y lástima que me haya convencido de darle nuestro dinero a los buenos de Steven y Tom, esperando que nos deslumbraran con su "blockbuster movie" y su presupuesto de no sé cuántos millones de dólares.

Y bueno.... aparece Tom Cruise, aparece Dakota Fanning, la mina que hace de Eowyn en "El Señor de los Anillos", el tipo que hizo de novio de Alicia Silverstone en "Miss Match", aparecen los aliens, NY destruída denuevo, etc etc etc. Fue por ahí por el minuto 42 más o menos y con la frase "¿No habrán sido los terroristas?" tratando de explicar la destrucción de su America, Home Sweet home; en que te das cuenta que la película no puede ser más egocéntrica. En que ya te dejan de dar pena los gritos de la pendeja claustrofóbica y no puedes evitar reír por lo absurdo que es todo. Debo admitir que la calidad de la película (en cuanto a cómo está hecha), le hace más que honor al presupuesto. Después de todo, sigue siendo Spielberg; no podemos esperar una película mal hecha por parte de él. Lamentablemente, eso no justifica la idiotez de la trama y menos la estupidez del final. A pesar de que hay momentos en que te deja tenso (especialmente si cuando eras pequeño no dormías en las noches pensando que un alien vendría a abducirte; mi caso), sigue siendo una muy crappy movie con alto presupuesto, y ni siquiera la sonrisa del chico Cruise al final, justifica el precio rebajado de miércoles que pagué por ir averla.

Si aún tienen una tincada por la película y aún quieren ir a verla, please, be my guests. Es totalmente entendible que algunos alucinen después de ver a los aliens con cabeza de plato, pero lo que es yo, habría preferido ir a ver "Madagascar" rodeada de niños de 1.2mtrs comiendo pop corn mientras sus padres toman una siesta.

Tuesday, July 19, 2005

Romming with boys

Hace tiempo (y muchas veces desde entonces) vi una película de la Drew Barrymore, en que interpretaba a una mina en la década de los 60, que se embarazaba a los 15 años. La película se llama "Riding in cars with boys" o "Los chicos de mi vida", la cual es una pésima traducción, pero evoca todo lo que tendría que evocar el título original de la película. El punto es que la película habla de cómo la protagonista se relaciona con los "chicos de su vida": su padre, su hijo y el drogadicto de su esposo. Cuando la vi, obviamente no le dí mayor importancia a la película; nunca me han quitado el sueño los dotes artísticos de Drew Barrymore y, para ser honesta, la película tampoco es muy buena que digamos.

Lo que sí me quedó dando vueltas, fueron los chicos de mi vida y, aun que no tengo ni hijo ni esposo (por ahora no, muchas gracias), sí tienen una gran influencia en mí. Los chicos de mi vida, debo decir, son muchos. Desde chica siempre tuve la tendencia a juntarme con más hombres que mujeres, siempre conservando algo de mi femineidad. Los mejores amigos que tengo son hombres (sin desmerecer a mis grandes amigas mujeres) y son aquellos que más me sorprenden. Dentro de todo el universo de los "chicos de mi vida", hay uno que me ha tocado de manera muy particular: mi hermano.

Mi hermano tiene 21. Estudia ingeniería comercial, salió de mi mismo colegio y, a pesar de que en ciertos ámbitos tenemos opiniones y gustos en común, por lo general, nos llevamos pésimo. Él es extremadamente inteligente, muy frío cuando de tomar decisiones se trata y también muy hermético: puede estar destrozado por dentro pero siempre conserva la mirada fría y el ceño fruncido que tanto lo caracteriza. Tiene una personalidad por lo menos particular. Su caracter es fuertísimo, llega hasta la prepotencia e incluso hasta la crueldad; es egocéntrico y orgulloso como él sólo puede serlo y es mejor nunca intentar discutir con él. Él siempre gana, no importa lo estúpidos que sean sus argumentos. Dentro de todo esto, mi hermano es una persona que siempre me ha defendido y cuidado. Algunas veces de mala gana, pero lo hace a ojos cerrados.

Yo no soy para nada opuesta a él, porque sí, soy orgullosa, media egocéntrica y mi carácter, a pesar de que no se caracteriza por eso, puede llegar a ser muy fuerte; pero hay partes de nosotros que están separadas por tres mundos de distancia y, creo que es en esa lejanía donde chocamos. Y chocamos fuerte. Troya y Roma han ardido más de alguna vez bajo el techo de nuestra casa y nunca sé quién es el que queda peor, porque yo soy pendeja y lloro; pero él no se inmuta. Cualquiera diría que la discusión le importó un carajo, pero me da la impresión que por dentro, tiene el mismo vacío que yo lleno con lágrimas como la pendeja llorona que soy.

Mi hermano es una persona fuertísima. Creo que tiene el poder para destruirme y armarme cuantas veces quiera; de enseñarme y retarme como mi madre no puede y es el único que puede cagarme el día en 10 minutos. A pesar de todo esto, de todas las anécdotas que hemos pasado, a pesar de todas la veces que hemos explotado y de todas las veces que me ha mirado con su ceño fruncido, no puedo evitar sentir un enorme orgullo y admiración hacia él. Porque es una persona totalmente honesta y coherente consigo misma, porque es un excelente amigo (es diferente que ser un excelente hermano), porque es tan inteligente... y no sé. Simplemente es algo así como un ejemplo y, a pesar de que llegue a no soportarlo y a rogar a los cielos porque se vaya de la casa (que sí, lo he hecho), lo quiero muchísimo.

Sé que, de cumplirse mis plegarias, lo hecharía de menos aún más y estaría rogando al cielo nuevamente para que volviera a casa a arrastrar sus pies con sus pantuflas de gorila y sus mil y un gorros de lana. Porque es mi hermano... aún si eso no justifica el inmenso cariño que le tengo.

Monday, July 18, 2005


Looking over my shoulder... you should see how many people have fallen behind me. Try looking over yours... then we'll compare. Posted by Picasa

Como toda una adolescente normal

No es que me sienta una anormal entre el resto de la gente de mi edad, pero creo que soy parte de una fracción que es una excepción. La fracción que no cree que el mundo se acabe porque no tiene ninguna fiesta donde ir el sábado en la noche y que en verdad tampoco le quita el sueño tomarse un par de piscolas en todo carrete que encuentra. Y sí, soy parte de la fracción que se podría considerar media "ñoña" y creo que no tengo mayor problema con eso en realidad.

Este fin de semana, no me pregunten cómo, fue la excepción. Y no, no terminé tirada en el baño de alguna casa de alguien que en mi vida he visto, ni tampoco terminé en los brazos de un repitente de 4to medio con tres piscolas encima en una discoteque de dudosa reputación. En vez de todo eso, terminé en el Ritz hablando de The Mars Volta con ex compañeros de mi hermano mientras veíamos un video de My Chemical Romance; comiendo sushi y discutiendo con mi mejor amiga sobre idioteces (uno de mis pasatiempos favoritos); hablando por MSN hasta las 2:30am enredando un poco más vida; en el Starbucks siguiendo con una terapia que ya se convierte en una charla de cultura musical; en el departamento de una amiga; en el auto de otro amigo; dando vueltas por la cerrada plaza San Enrique un domingo en la noche; de vuelta en la casa de un amigo y, finalmente, comiendo una empanada en la versión más desierta que puede existir de Suecia.

Considerando el tiempo que pasé fuera y las pocas horas que dormí, se podría decir que fue un fin de semana por lo menos "carreteado", aun que deteste el término. Lo pasé increíble. Me reí como no lo hacía desde hace mucho tiempo. Ví (planificada y no planificadamente) a amigos que no veía hacía mucho y que es bueno recordar que están ahí. Sea para hablarte de su proceso de purificación o para escucharte cómo hablas horas sobre la hipótesis que tienes sobre la música desde que tienes 12 años. Y es que esas cosas se olvidan. De repente se me olvida cierta gente y se me olvida que la amistad es algo total y absolutamente simbiótico; tal vez porque creo recibir mucho más de lo que doy, porque tengo los mejores amigos del mundo o porque simplemente, soy media egoísta. Creo que hay un poco de todo ahí, pero bueno, eso no viene mucho al caso.

El punto es que me reencontré con el lado menos estressante de este último año escolar y recordé que, a pesar de que la PSU me acose día y noche, hay más cosas de por medio: un frapuccino frambuesa, 90°C en una pieza de madera 2x2mtrs, una empanada de verduras, una luz roja, una Galloper llena de gente, un CD de Jet o simplemente, el hecho de encontrarte con alguien en la calle. Eso sí vale la pena.

Saturday, July 16, 2005


... Y puede que entremedio de todos los matorrales, haya algo que te llame la atención: es la luz nuevamente. Ya no te das cuenta cuando estás mirando directo al sol. Posted by Picasa

Rock star por una noche

Y bueno... no fui a Bellavista, pero nos quedamos en el hotel a vivir como las estrellas. Fuimos rock stars por una noche y una mañana. Nos quedamos en pie riendo toda la noche como rock stars. Hubo ebrios en la pieza y gente inesperada; como les pasa a las rock stars. Buenísimo. Simplemente la mejor manera de empezar las vacaciones.

Siendo rock star por un día, también me di cuenta que con eso no se deja de ser persona ni tampoco de tener dramas. Me he estado pasando un par de rollos desde ayer y ya casi no sé qué hacer. Ya no sé cómo tratarlo. Ya no sé si martirizarme o no. Ya no tengo idea de qué le dije. Solo recuerdo que le escuché decir algo... y también recuerdo que no le creí.

¿Cómo es posible no creerle a alguien cuando te dice "te quiero"? Tal vez porque no te lo dice a la cara. Tal vez porque no te mira a los ojos ni sonríe cuando lo hace. O tal vez hace todo eso; pero tú no lo ves. ¿Es razonable que no te crea? sí, creo que sí. Algunas veces pienso que pido mucho o que estoy esperando algo que no existe; que estoy idealizando lo que creo que es el amor. Lo estúpido es que no lo sé: no tengo idea lo que es amar. Una vez creí hacerlo, pero cada vez que pienso en ello, estoy más segura de que no fue así.Y es que soy tan orgullosa como tú, tan inteligente como tú y tan idiota como tú, y aún no puedo entender cómo es que ambos nos dedicamos a hablar tanto y aún no podemos entendernos. Tú me hablas en códigos que simplemente me cuesta decifrar. Y les doy vueltas y vueltas y, cual ecuación cuadrática, llego a más de una solución posible, sabiendo que una de plano no sirve para el propósito. Y no sé. Simplemente no llego a ninguna parte contigo y creo que sigo pegada donde estaba el día en que te conocí. Como bien dijiste: eres un caso pendiente en mi vida.

¿Cómo es posible estar así por alguien que se supone ya olvidaste? No lo sé. De lleno no lo sé. Se supone que te había olvidado, que todo había quedado atrás, que eras solo otro capítulo rosa en mi diario, que eras el "chico de mi sueños" de turno y nada más. Se suponía que tu turno había acabado. ¿Por qué me sigues penando entonces?

Lo único que quiero, es verte y arreglar todo esto. Pero parece que no tienes ganas o simplemente no te interesa. Sé que parezco una histérica y, sinceramente, tampoco puedes culparme ya que eres tú el que me tiene así. Perdona si te grito, perdona si cuando te vea no aguante las lágrimas y tengas que verte inequívocamente reflejado en mis retinas. Perdóname por todo, porque yo tampoco soy una santa. Perdóname por ser tan incrédula... pero no me niegues, que tengo mis razones.

Friday, July 15, 2005

ÚLTIMA HORA

Cambio de planes. Me acaban de llamar. Parece que el plan sigue en pie. Más sobre nuestra aventura en breve.

Finiquito

Ya. Terminaron las clases. No más ensayos idiotas, no más pruebas, no más ir al colegio, no más preu, no más nada. Por fin estoy "totalmente libre" (obviamente, el concepto es totalmente relativo). Ayer dí la última prueba, la cual tomé opcionalmente: física. No tengo ningún problema con la física; de hecho la encuentro hasta entre tenida (sí, sí lo sé... soy una ñoña), pero en la última prueba me fue pésimo... no me pregunten por qué, porque eso ni siquiera yo lo sé. El punto es que decidí que tomaría el riesgo. Mala opción.

Pero ya no importa. De hecho, no podría importarme menos ahora. Sé que mis notas de este semestre serán una verguenza, pero por alguna extraña razón se acabaron las clases y, con eso, mi interés en ellas. Fuck it. Got better things to do.

Hoy tenía un enorme panorama con mi mejor amiga. El año pasado, en una rifa del colegio (so pathetic...), se ganó una estadía en el Radisson por una noche. De haber tenido pololo o un "peor es nada" estoy segura de que no habría sido yo la invitada; pero en su defecto, están las amigas. Anyway, la cosa es que teníamos planeado torcerle la mano a mis padres y rebelarme un poco yendo a Bellavista (mis padres no me dejan ir por sobre su cadáver). Me sentí rebelde por primera vez en mucho tiempo y es así que teníamos todo listo, cuando nos acordamos de un pequeñísimo detalle: yo sigo siendo menor de edad (damn me and my 17). Tratamos de hacerlo ilegal y conseguirnos el carnet de alguien, pero al parecer este era el fin de semana en que todos se pusieron de acuerdo para salir, por lo tanto no funcionó. Hoy nos vamos al Radisson sólo a hablar toda la noche como minas de película gringa. No es el ideal de carrete, pero no niego que lo voy a pasar increíble de todas maneras (reitero: ¡ÑOÑA!).

Las vacaciones van a ser relajadas. Creo que me voy quedar en Santiago y disfrutar un poco de los días de invierno en la ciudad. Me encanta salir temprano y ver las calles mojadas. Es medio idiota, pero bueno... son las rarezas que te hacen único. Me iré a tomar un café por ahí de vez en cuando. Sólo espero tener buena compañía.

Tuesday, July 12, 2005

Tengo una cita con el destino. Por casualidad ¿ha llegado?

Últimamente, he tratado de vivir un poco más al azar (y no lo digo sólo por las preguntas que tiro al achunte en mis ensayos de PSU). A pesar de que digan que no existe, es algo en lo que creo firmemente, junto con el destino, el karma y todas esas cosas medias estrambóticas new age que se suelen escribir en libros con portadas de fondo blanco. Anyway, siempre he sido muy controladora para mis cosas; imagínense el desarreglo que tengo que hacer para poder vivir un poco menos organizadamente. Pero lo he hecho y no me ha funcionado tan mal. También hay que considerar que los desarreglos no son de mayor embergadura pero, para mí, incluso esas cosas pueden sacarme un poco de quisio.

Fue así que el otro día, sin saber qué hacer, dejé que el azar me llevara donde él quisiera. Terminé así en Providencia, que no es muy raro en mí, pero sí lo es cuando no sabes qué hacer ni tienes un motivo en particular que te mantenga ahí. Pero me quedé: di un par de vueltas, busqué algunos discos, me senté, observé un poco (mis profesoras de arte insisten tanto en eso, que ya lo hago por inercia) y me quedé ahí; esperando la nada. Bastante aburrido cuando tienes asumido que nada va a pasar, pero sigo siendo de las que se quedan esperando algo más. Soy tan inocente, que a veces, yo misma me sorprendo.

Esa no fue la primera vez. Ayer lo hice denuevo. Pensaba ir a mi casa y estudiar un poco (pre ensayo. Estoy media aburrida de los 500 y algo) así que me quedé en Vitacura para esperar la micro que me llevaría finalmente a casa. Generalmente no se demora mucho, pues sólo hay dos tipos: las que te llevan a Providencia o las que te llevan a Bellavista. Pasaba la primera micro y no me servía. La segunda, y lo mismo. La tercera... ídem. Llega la cuarta y por alguna razón, tomo todo este desfile como una señal y, lo próximo que sé, es que estaba arriba de una micro que, obviamente, no me servía para ir a casa. Y dí vueltas de nuevo. Y me senté y esperé nuevamente a que mi cita con el destino por fin se cumpliera.

Para variar, no pasó nada.

Empiezo a pensar que el destino ya me dejó plantada... pero por alguna razón, sigo esperando a que llegue alguien que me saque de la rutina y se quede conversando conmigo por un rato.

Ahora sí que mi inocencia me sorprende.

Sunday, July 10, 2005

More to life

Hoy me desperté y, para variar, no había nadie más en pie. Siempre he tenido la costumbre de levantarme a eso de las 8:30am, aún si me acosté a las 3am. Es una mala costumbre y mi mamá me dice que parezco una vieja, pero bueno; el reloj biológico es difícil de ajustar.
Estaba calentando un poco la leche para ponerle el cereal y, en todo ese silencio, empecé a pensar en una canción que nunca me ha gustado mucho, pero que sin embargo, tiene mucho sentido: "There's gotta be more to life, than chasing down every temporary high". Y sí, la canción es un asco y la mina mexico-americana tampoco es de mi total agrado, pero eso no viene mucho al caso. El punto es que me puse a pensar en cómo concebía la vida hace un par de años y cómo la concibo ahora. Son puntos radicalmente diferentes.

Cuando era más chica, yo aseguraba y ponía mis manos al fuego porque la vida era una línea recta que seguías. Llegabas al final y todo acaba feliz y contento. En ese entonces, la vida consistía en nacer, crecer un poco, ir al jardín, después al colegio, luego a la universidad, luego pololear, trabajar, casarte, tener un par de hijos, verlos crecer y hacer el mismo proceso que habías hecho tú hasta ese entonces, verlos irse de la casa, envejecer, jubilar y morir. Súper simple y fácil. Nunca me vislumbré ningún tipo de crisis de ninguna embergadura. Todo sería fácil y todo sería dado por la corriente. Después de todo, la vida de todo el mundo era así, ¿cierto?

Es ahora, un par de años más tarde (y harto tarde, debo decirlo), que me doy cuenta de que eso no podía estar más lejos de la realidad. Me he dado cuenta de que, luego de salir del colegio, no necesariamente TIENES que ir a la universidad; que después de la universidad, no necesariamente TIENES que trabajar y casarte y todo lo demás. Obviamente que, si no te casas y aceptas ser mantenido por otra persona, te ves en la necesidad de producir algo sobre lo cual vivir, pero bueno, esos son los puntos técnicos del asunto. El punto principial, es que no hay una línea sobre la cual caminar y tampoco hay un sendero cercado del cual no puedes salir. La vida es un campo abierto donde puedes seguir los senderos más marcados (como lo haría cualquier persona que no sabe dónde ir), pero que en cualquier momento eres libre de salir de esos senderos e irte por donde te dé la gana ir.

Creo que es increíble que me haya demorado tanto tiempo en darme cuenta de algo tan obvio y fácil, pero a la vez, creo que me gustaba pensar lo anterior para sustentar mi condición de "control freak" que me caracteriza tanto. Creo que las dos versiones tienen sus pros y sus contras: en la primera, con un camino tan marcado, tienes que vivir según las expectativas de ese camino y, pobre el que se desvíe sólo un poco, porque es ahí donde se encuentra la perdición (¡Qué melodramático sonó eso!). El segundo es más difícil. Con tanta libertad, puede que te cieguen las oportunidades que tienes y al final, no sepas dónde ir.

En definitiva, cuando la leche terminó de calentarse y el cereal ya flotaba por ahí, pensé en que prefiero pensar que la vida está abierta a todas las posibilidades, de que sí hay "more to life" como dice la canción y que, a pesar de que me dé mucho miedo, voy a lanzarme a campo abierto y tratar de marcar mi propio sendero.

¿Quién sabe? tal vez algún día, ese sendero lo sigan otros tan perdidos como yo.

..... Mejor me voy a desayunar.

Thursday, July 07, 2005


She looks at you with such conviction... it kinda of freaks you out... doesn't it? Posted by Picasa

Límite

Llegué a mi límite. Estoy cansadísima, apestada y más que reventada con esta primera mitad del año. Lo único que quiero es que termine esta última semana para poder respirar un poco de aire en libertad y ocio. Por si fuera poco, tuve ensayo hoy, tengo ensayo mañana, tengo ensayo el lunes y el martes y doy una prueba que consiste en el 30% de mi nota de matemática el jueves. No estoy estressada. Si así fuera, créanme que estaría estudiando en vez de escribir esto. Pero no, estoy aquí nuevamente tratando de dejar escapar un poco de toda la porquería que tengo dentro en estos momentos. Y bueno, como decía, no es eso: no es stress, no es depresión de 4to medio (tan común últimamente), no es nada de eso. Sólo estoy cansada... más bien aburrida. Que no es para nada lo mismo.

Debo admitir que dentro de todo esto, también estoy frustrada. Porque las cosas no salen como deberían, porque ya no le veo mucho sentido a levantarse en la mañana y ponerme el mismo uniforme de todos los días. No sé... denuevo me siento a la deriva.

Y quiero escapar: quiero escapar de esta rutina que me tiene en un estilo de vida cíclica. Quiero escapar de todo lo cotidiano y ver las cosas desde un ángulo diferente. Quiero que alguien irrumpa en mi rutina y me obligue a salir de ella, al mismo tiempo que río y me digo que futuramente me arrepentiré. Por supuesto, nunca lo hago.

Y no sé... es eso. Es el aburrimiento, la rutina, el cansancio, la soledad... ¿estoy sola? sé que no. Pero siento que sí. Es absolutamente diferente.

Llegué a mi límite. Necesito vacaciones. Necesito cortar esto. A veces incluso dudo que sea capaz de sobrellevar la próxima semana... me gusta pensar que sí. Después de todo, el límite nunca está donde se dice que está: siempre hay unos metros más. Algo así como un fragmento de gracia... un poco de resistencia extra. Y no he llegado al límite; sino que sólo a la luz amarilla.

Monday, July 04, 2005

Y todo bien

Y todo bien. Era sábado y la noche prometía; era el cumpleaños de uno de mis mejores amigos (uno de los tantos "mejores amigos" que tengo y porfavor, no se mal entienda) y a las 12 el estado ya no lo consideraría un niño. Era motivo para celebrar: todo bien.
Y todo bien, fuí al supermercado y, a pesar de que me revienta regalar chocolates por ser TAN cliché, le compré un chocolate grande y amargo (como el amor mismo). La idea, era dárselo junto con un disco de Pink Floyd, "Pulse". Mi idea era copiarlo (el presupuesto es limitado), dárselo con el chocolate y que tuviera un coma de glocusa mientras escuchaba "Shine on your crazy diamond" (versión en vivo, que la hace más alucinante). La idea era perfecta... y todo bien.
Llego a mi casa, envuelvo el chocolate y, mientras pienso que se está haciendo tarde y que ya es hora de plagiar un poco del trabajo de Roger Waters y compañía, eligo lo que me voy a poner: todo bien. Paso el disco al computador y pongo el CD virgen. Inicio el quemado del CD: todo bien.... ERROR. Por más que traté y traté, no hubo caso, y allí por el 5to intento, me dí cuenta de que los Pink Floyd eran más inteligentes de lo que yo pensé, y no iban a dejar que copiara su disco doble sin ninguna ganancia. Me dí por vencida y me fuí.
Llegué a la fiesta. Todo bien. Estaban la mayoría de mis amigos, saludé al cumpleañero (cómo odio esa palabra), le entregué el regalo y procedí a contarle la misma historia que he contado hasta ahora. Se ríe, me abraza y me dice "la intención es lo que cuenta". En el fondo de mi alma sé que a él no le importó, pero debo admitir que fue a mí a la que le molestó el asunto. Aún trato de copiar los CD's.
Anyway, todo bien después de todo. Veo la pista y, a pesar de la excelente canción, está completamente vacía. El beat puede más que la verguenza y fue así como, pasadas las 12 y el respectivo abrazo para el oficialmente "adulto" cumpleañero (¿por qué sigo usando esa palabra?), me puse a bailar como si nadie me estuviera mirando. Todo bien: había empezado la maratón de baile que terminaría 2hrs. y 15min. después. Deshidratada y todo, voy y me tomo una coca cola (light por supuesto. Estoy acostumbrada al sabor del endulcorante), me senté 2 minutos y el beat me ganó de nuevo. Todo bien. Gracias a la siempre brillante idea de bailar con un vaso lleno en la mano, el piso estaba empapado y, por ende, muy resvaloso. Es en todo mi desplante como bailarina, que en una de esas me caigo horriblemente al suelo y, mientras intento levantarme a mí y a mi ego, me doy cuenta de que las rodillas me duelen muchísimo... no todo tan bien.

Hoy, todo bien. Tenía prueba de matemática y me fue bien. Me entregaron los puntajes de mi ensayo de lenguaje... tendré que meterme a un intensivo (nunca subestimen la prueba de las palabritas), pero aún así, todo bien. Almorcé rico, todo bien. Tenía misa de curso (voy en un colegio católico ¿qué más querían?) y por primera vez en mi vida, el cura llega y dice: "hoy, hagamos un esfuerzo y pongámonos de rodillas". No se imaginan la cara de espanto que puse cuando me acordé que mis rodillas estaban negras e hinchadas (les puedo jurar que no fue una caída amigable); pero no había nada que hacer: mis compañeros se ponían de rodillas y como buena oveja del rebaño (lo admito: me dió verguenza quedarme parada), me puse un cartel de martir en el cuello y me arrodillé. Seguía poniendo cara de espanto, pero todo bien. Me siguen doliendo las rodillas, pero todo bien. Perderé 2 días más de mi semana en un bendito intensivo de lenguaje para subir lo que no me alcanza ni para los 600pts, pero todo bien.

Cuando las endorfinas reinan en tu cuerpo, hasta un moretón puede parecerte hermoso.

Sunday, July 03, 2005


When your world is grey and everything seems to be a little bit better outside.  Posted by Picasa

Friday, July 01, 2005

A patchwork quilt made out of thoughts and memories

  • "Comete errores, equivócate, mete las patas"
  • Huele a la oficina de mi dentista; huele a acéptico, barrio oriente, Manquehue, ABC1... el olor de la clase alta.
  • "No te ponen más de un 2.0"
  • ¿Y si me lanzo al vacío sin paracaídas?, ¿qué será de mí?
  • "Tú controlas el medio, el medio no te controla a tí"
  • "Nadie daba un peso por el Mota"
  • "Los top trabajan en constructoras... nunca más se ha sabido de ellos"
  • No hay tal cosa como la sensibilidada artística
  • "¿Me odiaste mucho allí adentro?"
  • No funciona... no calza
  • Estoy harta de mis citas con el destino
  • "Tú no entras a la escuela de arquitectura"
  • "Que no te importe mujer, que no te importe"
  • Eso es lo que me dijo el psiquiatra... pero yo no le creo
  • ¿Y si en verdad no sé qué hacer?
  • "Que no te controle..."
  • Los conformistas son mediocres
  • ¿Qué pasa si es que no me da miedo que esto se lea?
  • Eso es ser mediocre
  • "Talvéz un formato más grande para tí"
  • "¿Y qué importa?, ¿acaso voy a volver atrás porque no aprendí algo bien?"
  • Voy y salgo sola, escapando de la rutina y rogando por espontánea compañía... ¿acaso estoy muy desesperada?
  • "Yo sí te veo y creo que serías una buena arquitecta... te iría bien"
  • ¿Y si no me veo?
  • "No, contigo nunca"
  • La inconformidad es el motor de la superación
  • "Estás a años luz de los que están allá... años luz"
  • ¿Y si no llega nunca?
  • Vengo a dibujar y termino escribiendo... ¿quién me entiende?
  • "Sí, yo te veo más como periodista. Tienes carisma"
  • "No te veo vibrar con tus dibujitos, pero sí te veo vibrar con tu cagada de blog"
  • "Es la opción"
  • "Colegio, preuniversitario, crisis de fé... ¿cuál es más importante?"
  • "Me sorprende; porque eres muy bonita"
  • ¿Cuál es mi nombre?
  • "Y.... no sé... me fascina... me trastorna"
  • ¿Qué? ¿Acaso no la viste?
  • "Eso es exactamente lo que quería decir"
  • "Estoy aburrido"
  • Estoy confundida
  • "¡Estoy chata!"
  • "¡SON UNA TROPA DE IMBÉCILES!"
  • ¿Cuánto falta?
  • ¿Cuánto queda?
  • "Eres como la mujer ideal"
  • "Love me, love me... "
  • "Estoy orgullosa de tí"
  • "¿Y eso qué tiene de malo?"
  • "¡Asúmelo!"
  • "Eres tan melosa"
  • "A mí me gusta como escribes"
  • "Me parece que eres muy enamoradiza"
  • A mí, maní...

Gracias a todos aquellos que, sin quererlo, tocaron mi vida con sus palabras y me permitieron hacer un edredón de recuerdos.