Thursday, December 29, 2005

Año nuevo, vida nueva

Cuando me hablaron de mucho cambio en poco tiempo, nunca me imaginé que iba a ser tan violento. En tan solo una semana, cambia el año, me cambia la familia, me cambian las costumbres y se cancela el carrete de año nuevo.
Ayer, me fui a matricular a la PUC y luego de dos formularios fallidos y un par de firmas falsificadas, me dieron todos los papeles incluyendo mi certificado de alumna regular. Ya no había opción de pensar en un 5to medio. Esto es la educación superior y ya no hay vuelta atrás y la incertidumbre acerca de si tomé una buena decisión o no acerca de mi carrera, me pena de vez en cuando. Todo entre medio de la chochería de mis papeles y mi credencial de estudiante por supuesto. Los comentarios de que periodismo es una carrera difícil de sobrellevar una vez que se sale de la U, me vienen a cada rato y ya los tomo como el desayuno, el almuerzo, la once y la cena. Para ser honesta, yo tampoco estoy segura de lo que voy a hacer después y créanme que, entre los argumentos y pros y contras que barajé antes de tomar la decisión, sí estaba este pequeño contra que lo hace todo un poco más duro; pero a pesar de todo eso, me fui por este camino porque creo que es lo que me gusta y en lo que puedo aportar. Forro con el después. Ahora, está la U. Después me preocuparé por la pega. Recte ad ardua.

Aparte de eso, ayer me quedé sin mi único hermano. Jose se fue a Milán y dejó su pieza vacía y el computador a mi total disposición por lo que queda de verano, otoño e invierno. No voy a jugar a ser la hipócrita y decir que nos llevábamos de maravilla, que éramos inseparables o que carreteabamos juntos y que nos contábamos toda nuestra vida. La verdad, es que la mayoría de las veces, ni siquiera usabamos nuestros nombres para dirigirnos el uno al otro y siempre los gritos estaban a la orden del día. A pesar de toda la mierda que nos tirabamos los día hábiles, había algo que nos unía más allá de los lazos fraternales. Sé que suena como si Jose se hubiera muerto y tengo claro que no es así. El punto es que su presencia me pena un poco y siento que en cualquier momento va a llegar a quitarme el PC y a alterar mis tardes con sus vespertinas fiestas electrónicas. Miento si digo que no lo echaré de menos y que me hará falta en este tiempo. Lo bueno es que él está feliz, con frío, pero feliz.

Y bueno, luego de que el año pasado pasé el año nuevo entre Italianos borrachos manipulando bengalas, este año tenía planeado ir a las típicas fiestas de año nuevo que se hacen. Su reggaeton todo la noche (menos mal que tienen más de un ambiente) y su par de amigos, y todo bien. Lo malo es que ayer, cuando ya tenía el asunto de la entrada solucionada y ya me veía en medio de la Rage bailando, me dicen que la fiesta se canceló. Filo con la plata, porque en verdad nunca compré la entrada. El problema es ¿qué se hace para año nuevo ahora?
Todavía no tengo idea y ruego porque algo aparezca. Hasta entonces, me pasaré el 31 en mi casa.
Con mis viejos, sin amigos, sin reggeaton y sin hermano.
Feliz año nuevo.

Sunday, December 25, 2005

Holyday's comings and holyday's goings.

Me acuerdo que en esta fecha, hace un año, yo figuraba en una navidad como la de las películas gringas. Ya saben, el 25 de diciembre, la mañana de navidad, la nieve, la familia que llega a montones, las risas, las fotos etc. La diferencia, en este caso, es que en todo ése gentío, había también gente que, a pesar de sentirse muy cercana, no era exactamente "mi" familia y que las barreras idiomáticas a veces me impedían disfrutar de los chistes de sobremesa. Recuerdo que nos sentamos todos en una larga mesa y que en frente mío se sentó la Nona del esposo de mi prima. En italiano, la nona insistía en servirme más comida y ofrecerme cualquiera de las 7 diferentes ensaladas. Yo, en mi rudimentario y poco pulido italiano, trataba de explicarle que, cuando ya no puedes ver el fondo del plato, es que sencillamente ya no puedes comer más.
Este año, pasé la navidad con mi familia nuclear como siempre lo hago y esta vez, celebrando por ser la última festividad que pasamos todos juntos, por lo menos hasta agosto próximo. La bella Italia separa a la familia Gutiérrez/González nuevamente, y esta vez se lleva al primogénito: mi hermano mayor. El futuro ingeniero comercial, aplicó para un intercambio en la escuela de negocios de Milán y le resultó. El próximo miércoles, quedaré varada a mi suerte en lo que respecta a los próximos 6 meses y tendré que vivir mis primeros días de experiencia universitaria, sin el hinchapelotas que se sabe todo el cuento y que, a pesar de que a veces nos odiamos, siempre me ayuda en lo que puede... a veces incluso más de lo necesario.
Es raro pensar que me quedaré sola. Es decir, creo que siempre fue mi sueño el que mi hermano se fuera de la casa por un tiempo prolongado para no tener que atenerme a sus horarios de computador y más que nada a sus odiosos hábitos con la indumentaria del baño (ok, soy neurótica, pero me revienta sobremanera que no tape el tubo de las pasta de dientes, que se seque y que, cuando quieres sacar, tengas que apretar con tanta fuerza, que la pasta seca se reviente y te deje cubierto con una sonrisa Pepsodent de arriba a abajo), pero pensándolo bien, creo que no se podría haber ido en un peor momento.
Así como cuando entré a la media y era él el gurú de los profesores a los cuales tenía que mencionarles nuestro parentezco, creí que iba a ser él el que me iba a ayudar en esto de entrar a la U (que es harto más diferente que pasar a la media). Que me iba a ayudar con el sistema y me iba a oir quejándome de que no entiendo todo esto de la vida universitaria. Resulta que, al parecer, mi hermano a querido dejarlo todo en mis manos mientras se va a enriquecer su currículum a Bocconi, y no se preocupa mayormente de las metidas de pata que me pueda mandar yo.- Eso, en cierto modo, me tranquiliza y a la vez me inquieta. Me encanta pensar en que él confía en mí lo suficiente como para dejarme sola en esto, como también me intranquiliza el hecho de que tendré que batirme sola tal y como lo hizo él. Debo admitir que lo voy a echar de menos y, aunque me cueste mucho decirlo, me va a hacer mucha falta. Por otro lado, creo que me hará tanto bien a mí como a él.
Anyway, la navidad ya pasó y se viene el año nuevo, el cual pasaremos siendo sólo 4. Este año, es a él al que le toca pasar la media noche en medio de Italianos borrachos y con acceso a fuegos artificiales. Esa sí que es una experiencia.

Thursday, December 22, 2005

Me vendí al sistema

Cuando empecé el blog y empezó todo el alboroto por los blogs, fotologs y todo eso, juré que siempre me quedaría con mi fiel blog y que nunca me haría un fotolog. La cosa fue drástica y tenía varios motivos para hacerlo. El primero de mis motivos, era que los fotologs estaban plagados de pendejitos que formaban su vida social en pos de los fotologs y yo, en un intento desesperado por no ser asociada con ése grupo de gente, juré que nunca me haría uno. La segunda razón, fue por el hecho de que me revienta un poco eso de poner una foto y decir "Bueno, aquí estoy con la Titi, la Tati y la Toti en el asado de Pipo y lo pasamos muy bien! postéen" (incértese AQUÍ una cara que exprese un "Por favor, give me a fucking brake"). Este argumento fue refutado prontamente por el descubrimiento de gente que sí le ponía un poco de intencionalidad a sus fotos y que (para mi sorpresa) lograban imágenes increíbles que uno podía disfrutar en un www.fotolog.com/algo_entrete (porfavor no traten de hacer click ahí... es sólo un ejemplo irónico).

Cuando estaba a punto de hacerme un fotolog basado en ese tipo de gente que utilizaba estos weblogs para algo más que substanciar su vida social y jotearse minos/nas por MSN, me dí cuenta que el Photoshop 8.0 estaba al alcance de todos (el sueño eterno de Bill Gates) y que no había que ser un titulado en ingeniería nuclear y menos un diseñador gráfico para poder usarlo con decencia. Es por esto, que los fotologs de chicos que transforman sus fotos cotidianas en flyers, abundaron y me quedé donde mismo estaba... sin fotolog y sin Photoshop 8.0.

En ése entonces, opté por hacerme un Flickr. Menos popular que el Fotolog y lo suficientemente concurrido para no tener que aguantarme subir más de una foto al día. La idea no me funcionó tanto. A pesar de que subí fotos, no era lo mismo y me aburrí.

Mi prima chica, que ha crecido con esto del MSN y el fotolog, y es floggera hace bastante tiempo, me insistía en que tenía que hacerme uno y sentir la emoción de subir una foto al día y decir "Postéame". El orgullo no me permitió sucumbir y me negué rotundamente. Un par de semanas después, a mi mail llegó la confirmación de un fotolog. Me sabía la clave (la misma de mi MSN y que también la sabe mi prima) y me dí cuenta: mi propia sangre me había vendido al sistema. Pésimo. Una vez dentro y teniendo la paleta de colores ahí, no pude resistirlo y subí mi primera foto. Ya era una floggera.

Me vendí al sistema. Corre con los engranajes de la modernidad o serás aplastado por ellos.

Tuesday, December 20, 2005

"No quería pero navidad llegó y nada me deprime más"


Vi esta foto y no la pude encontrar más graciosa. Para ser honesta, no hay que ser fan de Miranda! para encontrar graciosísima esta foto. Anyway, feliz navidad a todos, un próspero año nuevo y un dormido primero de enero.

Monday, December 19, 2005

Soy el ego herido de Sandy

Esperan que escriba algo sobre los puntajes de la PSU, cómo me fue, a qué postulé y todas las cosas pertinentes a los días recientes. Creo que dar a conocer mis puntajes es un tanto vouyerista y no viene tanto al caso. Peor es cuando no me fue ni cercanamente a lo que esperaba ni tampoco a lo que me había preparado.

A eso de las 11:30pm del domingo, la red de ex-escolares/futuros-universitarios/posibles-preuniversitarios en MSN ardía. La incertidumbre se transmitía a travéz de las ventanas que salían una tras otra arriba de ese maldito reloj que aún no se dignaba a marcar las 12 de la noche para poder terminar con esto de una vez por todas. Se corrían los rumores de los puntajes nacionales. La ilusión estaba desechada: el día del package en la tarde iba a tener puntaje nacional. Eso no quería decir que tuviera mal puntaje... ¿verdad?

En la radio, Nicolás chillaba con el especial PSU y mientras llamaba el vigésimo octavo jóven a punto de tirarse del puente por los nervios, me llega el link que me dejaría ver que los ensayos son una mierda y que el no especular cómo me fue, no había servido absolutamente de nada.

Creo que lo primero que pensé, fue que me iba a despertar en cualquier momento. No veía ningún 7. Menos un 8. Esto no se suponía que fuera así. Ni "Notting Hill" me había hecho llorar tanto. Me imaginé una vez más en las aulas del preuniversitario del Intituto, rodeada de escolares de 4to que sacarían, irremediablemente, mejor puntaje que yo, hiciera lo que hiciera. Me imaginé dando la fucking PSU denuevo, aprendiendome hechos sobre la historia de la matemática que no le sirvieron nunca a nadie. Diganme ¿cuál es la utilidad de saber quién es Pitágoras y en qué época vivió si no sabemos aplicar su maldito teorema? por un momento me dió pena por el pobre Pitágoras, y fue ahí cuando me di cuenta que los números eran los mismos, que pasaban de las 12, que mi RUT coincidía, que mi papá me abrazaba, mi vieja me consolaba y yo lloraba como una nena que descubría que Santa Claus no existía en plena mañana de navidad. Todo lo que decía mi viejo no me servía de nada. Aunque sentía el apoyo incondicional de aquellos dos seres que me retaron y besaron tantas veces, en mi espalda sentía el escozor del fracaso, el sabor salino de las lágrimas entrando a mis sollozos por la comisura de los labios y el timbre del MSN diciendome que había tantas preguntas que no podía contestar.

Me paralicé por completo y respirar era difícil. No me pregunten qué pasó después.

Recuerdo que hoy en la mañana, me levanté pensando en la noche anterior. En los malditos números. Me hubiese quedado todo el día en la casa, pero había cosas que hacer, trámites que resolver y gente a quien decirle cómo cresta me había ido. El peor lugar para eso, es el colegio. Adivinen dónde tenía que ir. Luego de dar explicaciones a cuanto profeso y compañero había por delante y después de escuchar el "No huevees con eso del ego herido. Si te dió para lo que quieres y dónde quieres, no tienes por qué quejarte" por quicuagésima vez, pensé que tenían algo de razón. El ego seguía herido, pero había entrado; o como dice mi vieja "me alcanzaba" (que no es lo mismo que entrar). La ilusión del preu lleno de institutanos se disolvió. Ya no tendría que aprender historia de la matemática ni saber cuál es el sinónimo más correcto para "patético", dentro de 5 palabras que nunca escuché. Me alcanzaba y punto. Eso era lo importante.

No hace más de 30 minutos que cerré la página de la postulación. Imprimí el comprobante y cerré el trato con el DEMRE. Queda esperar que entreguen las listas definitivas. Si todo sale bien, seré una esplendorosa novata: el sueño de mi niñéz, aunque no en el campus con el que siempre soñé.

¿Qué sentirá mi madre al decir que sus dos hijos estudian en la PUC?

Una pregunta frívola, pero me encantaría saberlo.

Wednesday, December 14, 2005

La PSU arruinó mi vida

Tal como lo leyeron en las letras grandes y rosadas (entiéndase el título. Me bajó la onda Barbie y hay bastantes letras rosadas con las cuales confundirse): la PSU arruinó mi vida. Los últimos dos meses han girado en torno a estudiar, a dar la prueba y a cortarse las venas post prueba. Siento que no tengo nada qué contar. A pesar de que he hecho otras cosas aparte de pensar en eso, las incertidumbres y todos los procesos mentales que tengo, tienen que ver directa o indirectamente con la Prueba Súper Útil.
Estoy cansada del tema. No quiero pensar en la prueba o en sus consecuencias y por ende, en sus resultados. No quiero pensar en si es que me da o no para una tradicional, ni en el proceso de postulación o en la posibilidad de hacer un segundo año de preuniversitario. Ya no quiero tocar el tema. Lo malo, es que el ciclo aún no se cierra y no se cerrará hasta que esté matriculada (o no).
Anyway, dejando el tema detrás (TRANSITION!!! PLEASE, GET OVER IT!!!) los días pasan y yo los paso leyendo, viendo TV o averiguando lo indescifrable: Sandy's future career. Debo decir que, en lo último, las entrevistas con directores de carrera y las infiltraciones ilegales a cumpuses varios, no han sido el único factor de ayuda. La TV también hace su humilde colaboración, pero en el sentido contrario. El zapping estimula mi agrado por una u otra carrera, de manera que me he vuelto un bipolo televito. Ejemplo:

canal 24; Vía X: Aparece el guapo de Ignacio Franzani anunciando las noticias de cada hora. Siempre termina igual y pareciera que siempre está mirando a la mina que le sopla sus "líneas" en una cartulina Artel detrás de la cámara. Aún así, lo veo cada hora. Quiero estudiar periodismo.

canal 58; People and arts: "Project runway", echan a la mina con mohicano que tanto odio y el chico rubio con complejo de Paris Hilton (my personal favorite), se queda por un pelo, a pesar el vestido de novia más feo que he visto en mi vida. Quiero estudiar diseño.

Es así como me paso la mañana, buscando mi vocación en los canales de cable; los cuales se ven medio mal a causa de que el cable que conecta mi TV con la red de cable de mi casa, se soltó y también por el pequeño factor de que mi TV es del 90' (y sí, leyeron bien: 1990). En verdad, ya no importa, estoy acostumbrada y ya no lo noto. La TV es más fuerte y por lo menos es una forma de librarse un poco del PSU factor... shit! here we go again.

Saturday, December 10, 2005

Angeles y demonios

En la calidad pre-navideña que tienen las graduaciones, llegó a mis manos, de parte de unos amigos de mi vieja, "Angeles y demonios" de Dan Brown. Desde que terminé "El código Da Vinci", tenía unas ganas enormes de leerme este libro, pero siempre había algo que me lo impedía. Ahora, lo tenía en mis manos y, después de la PSU, tendría todo el tiempo del mundo para leerlo.
Haciendo uso de mi nuevo y muy extrañado tiempo libre, empecé el libro hace un par de días sin poder soltarlo. En una de las ocasiones en que lo leía, no sé por qué, me dieron ganas de mirar la portada. "Angeles y demonios" decía, justo entre el nombre de Dan Brown y la cúpula del Vaticano (la misma que alguna vez casi me mata). Considerando que aún no he terminado el libro y que tampoco he llegado a la mitad, me pregunté por qué se llamará "Angeles y demonios". Sé que la gente que ya lo leyó podría contestarme, pero ése no es el punto, así que absténganse.
La duda me quedó dando vueltas y, tratando de despejarme, me metí al computador poniendo el último disco de los Stereophonics a todo volumen. En eso, los parlantes gritan "Be my devil, angel". Los angeles y los demonios me perseguían y la incertidumbre del título se unió con la canción creando una nueva duda: ¿qué hay de mis ángeles y mis demonios?.
Lo primero que pensé, fue mi vida amorosa. Link recurrente de toda mujer soltera en estos tiempos, diría Consuelo Aldunate, y más para mí que soy melosa a más no dar. Dándole vueltas al asunto, llegué a la conclusión que, mi vida amorosa, está plagada de ángeles y de demonios y que el error lo he cometido yo al no poder diferenciarlos. Pensé en que Kelly Jones, ruega a una chica que sea su demonio; y luego pensé en que yo he estado rogando a chicos-demonio, que sean mis ángeles. Una paradoja bastante graciosa si me permiten decirlo, y bastante autodestructiva por lo demás, pero no por eso alejada de la realidad (o de la realidad a mis ojos, que para mí, es más o menos lo mismo).
Le seguí dando vueltas al asunto para poder dilusidar a qué me refería con eso de buscar un chico ángel que sea mi demonio. Bueno, la respuesta es bastante rebuscada (¿novedad?), así que traten de estar atentos:
Yo no necesito un chico demonio que sea mi ángel; es decir, no puedo hacer de un chico que no es para mí, mi novio perfecto. Necesito un chico ángel, para que sea mi demonio; es decir, un chico que sea un novio normal, para que eso lo haga perfecto.
Busco lo mismo que Kelly, tomo su canción y la hago mía: "Be my devil, angel. Be my shooting star".

Wednesday, December 07, 2005

Terminó el primer tiempo. 13 días de descanso y luego se viene el segundo.

TODO ACABÓ POR FIN.

Dí las 3 versiones de la bendita PSU y ya todo se acabó. Ahora puedo concentrarme en volver a tener una vida, ya que la PSU monopolizó mi tiempo y mis energías dejando mi vida social un tanto de lado, llegando al punto de sólo poder contestar "no, ahí estudiando" cuando me preguntaban qué era de mi vida.
Tengo muy presente que tendré los próximos 7 años para estudiar más y que no será la última vez que me pase, pero por lo menos puedo decir que no será una respuesta que daré de aquí a Marzo. Hoy, soy una chica con tiempo libre y con ganas de hacer cosas. No me pregunten qué cosas; sólo tengo ganas de hacerlas. Quiero descansar un poco y leer todos los libros que quiero leerme hace tanto tiempo. Escuchar mis discos uno por uno tirada en el piso y hacer paseos a Providencia con su respectivo café.
Eso sí, antes de todo eso, hay un pequeñísimo problema que debo solucionar: crisis vocacional. Hace un tiempo me propuse chutear el asunto lo más posible y preocuparme de lleno de la PSU. Bueno, eso hice y la PSU ya se acabó. Se me está acabando la cancha para chutear la pelota y llegó el momento de patearla esperando meter el anhelado gol. El 19 se entragan los puntajes y empieza el proceso de admisión, y su humilde servidora aquí presente, no tiene idea de cuáles son sus preferencias.
A raíz de que la PSU no me dejó nada claro (tampoco debería, pero bueno...) y no estoy segura de absolutamente nada, decidí entrar a considerar y a preparar el plan B. O debo decir LOS planes B. Hoy fui a darme un par de vueltas a las universidades privadas que me llaman la atención; ya saben, sólo para tener una red donde caer en el caso de que el trapecio llamado PUC se rompa. Ya postulé oficialmente a diseño y periodismo en la Finis Terrae (hasta tengo una reunión con el director de la carrera de periodismo... esa onda) lo que estaría completando mi backup plan, ya que la admisión en la UDP empieza el 19 junto con las tradicionales.
En el mismo ámbito, mi hermano sigue empeñado en que no estudie periodismo. Ya lleva su tiempo y varios intentos de disuadirme del tema con argumentos bastante arrogantes que no repetiré simplemente porque me da lata. Entiendo que se preocupe por mí y todo, aunque incluso me sorprenda sobremanera, pero creo que, como dirían los diplomáticos, esa decisión está fuera de su jurisdicción y tendrá que confiar plenamente en mi juicio para este caso.

El problema es que ni yo misma confío en mi juicio y tampoco tengo claro lo que quiero.

Creo que seguiré pichangueando. Por lo menos hasta que ya no quede nada que hacer y el arco esté solo frente a mí.

Monday, December 05, 2005

Me creen loca

Esta es la segunda vez. Mi viejo se acaba de parar en la puerta de mi pieza y me preguntó qué me pasaba. Yo le dije que nada, que sólo me dolía la cabeza y que me dolía desde que llegamos de la casa de mi prima. Luego de eso, empezó a hablarme de que me tomara algo y de que porfavor me calmara. Yo lo miré con cara de extrañada.

¿Que me calme?

Al parecer, mis viejos piensan que estoy histérica por la prueba. Que soy una estresada y que me he explotado en demasía. Que tendría que tomarme un calmante y dejar los libros de una vez por todas. Ya no les cuento cuántas veces me han dado el discurso de "no te juegas la vida mañana" y yo sigo creyendo que no estoy ni la mitad de loca de lo que ellos me hacen sentir.

Tal vez el stress PSU del que todos hablan, no sea más que un stress infundado por los progenitores. O al menos ése es mi caso porque, después de todo, yo no me siento histérica por estudiar ni porque me va a ir mal: me siento histérica y loca porque ellos me lo recuerdan todo el tiempo y porque ellos me hacen sentir así. Porque me recuerdan a cada rato, que no me juego la vida y cada vez que me lo repiten, me hacen detectar una cierta ironía inexistente en sus comentarios y empiezo a creer que, al lado de mi facsímil, encontraré a un verdugo con capucha negra y sed de sangre.

Es eso... o tal vez estoy histérica y ni siquiera me he dado cuenta. Es algo más que posible si lo pienso, y definitivamente con bases. Ayer me desperté 3 veces. La primera vez, desperté de un sueño en que estaba con el auto de mi vieja y no me acordaba dónde lo dejaba. Cuando lo encontraba, me acordaba de que no tenía licencia y de que tampoco sabía manejar. Cuando me dormí denuevo, soñé que estaba dando la prueba de lenguaje; que leía el texto y en la primera pregunta, ninguna de las alternativas tenía que ver con el texto que había leído. En realidad ni siquiera tenían que ver con la pregunta. Eso es más que un indicio de que estoy histérica... ¿o no?

En fin, sea como sea, el punto es que al menos no me siento histérica (lo cual me preocupa un poco también... esto no tiene ni lado A ni lado B). Tengo miedo de que no pueda dormir esta noche, ya que soy de las pendejas mamonas que no podía dormir la noche antes del primer día de clases de cada año. Me imagino cómo será hoy en la noche. Por lo menos tengo el consuelo de que todo se acaba el martes. Ya no va a haber nada más. Si me va mal, estaré libre otro año. Si me va bien, estaré celebrando todo el verano. E cosí la vita... ¿o no?

Deséenme suerte. Mañana me lanzo a la vida.

Thursday, December 01, 2005

No me culpen... nos pasa a todos... ¿o no?

Recta final. No puedo creer que ya haya llegado la "última semana". Me pasé todo Octubre y Noviembre pensando en que faltaba poco, que había que ponerse las pilas. Ahora, no puedo dejar de pensar en que no falta nada y lo que hay que hacer, es sacarse las pilas. Porque lo que no he aprendido en todo el año, no lo voy a aprender en un fin de semana. O al menos eso es lo que me dice todo el mundo:

Mi mamá insiste en que deje los cuadernos.
Mi prima asegura que soy una aplicada en exceso.
Mi tía ya piensa que bordeo la manía.
Y yo pienso que no sé abolutamente nada.

Asumo que esto le pasa a todo el mundo. Eso de repasar en tu mente las cosas todo el día; sentirte culpable de estar viendo TV o estar en MSN un rato; sentir que no sabes nada y que todo lo que has leído en las últimas dos semanas, se te ha ido de la cabeza más facilmente de lo que era capearse una hora de preu. Wait... eso les pasa a todos ¿o soy yo la loca?

La PSU me consume un poco. Y es que ya llegué a la raíz de todo el asunto: mientras unos estudian para entrar a la universidad, otros estudiamos para nosotros: por nuestro ego. No, no soy una de esas personas que se lee una enciclopedia entera por gusto y, de hecho, los únicos canales en que tengo un promedio nulo de horas vistas, es en canales como Discovery Channel y Nat Geo. No, definitivamente no soy una de esas personas ilustradas per sé.

Entonces ¿a qué me refiero con eso de "estudiar para mí"? me refiero a que yo estudio sólo para superarme. Estudio para que me vaya bien en la PSU, no para entrar a una universidad tradicional y cumplir el sueño de mi vida de decir "soy egresada de la PUC", sino que para probarme que soy capaz de hacerlo. Si lo pienso, yo no tendría problemas en ir a una privada, cosa que para ciertas personas, es más que una herejía (sí, aún hay gente así) y no descarto la posibilidad de entrar a una. La diferencia está en entrar porque no me alcanzó para entrar a otra más exigente en cuanto a admisión (nótese que no dije mejor), y entrar porque realmente la prefiero sobre cualquier otra.

Para ser honesta, también hay otro aspecto que impulsa a tomar un libro: la competencia. Estudio para probarme que no soy parte de ningún promedio y para demostrarme que, dentro de la curva, soy un punto perteneciente a la parte baja; esa que es difícil de alcanzar. Es medio enfermizo y créanme que lo sé, pero es la verdad. Lamentablemente.

Ahora, estoy pensando en abdicar los libros. Ya no queda nada y tengo miedo de que los nervios traicionen a mis neuronas. Quiero tratar de calmarme y hacer las cosas lo mejor posible. Al menos ya tengo vislumbrado el worst scenario y, aunque sé que lo detesto, sé que no es mortal. Como me decía la Paula: "La gente vive. De un modo u otro, la gente vive".