Sunday, July 27, 2008

Muse en Chile





Estas son las cosas por las que vale la pena seguir respirando: para vibrar con una guitarra.

Muse escala al top 3 de los conciertos de mi vida. Espero verlos otra vez... en una de esas, con todo el aparataje y las antenas parabólicas.

Sunday, July 20, 2008

Presentimiento parnoico

- Me pasó algo así como... como... ¿alguna vez, cuando eras chico, te imaginaste que tus papás se morían?-, le pregunté a Él a eso de las 3am, con los ojos medios llorosos, un tanto trastocada y confundida.
- Sí... una especie de angustia... -me dijo Él a través del teléfono.
- Sí... eso -me sequé las lágrimas y le deseé buenas noches.

Y es que fue esa misma angustia que sentía cuando, con no más de 14 años, me imaginaba diferentes posibilidades de vida antes de quedarme dormida. Dando vuelta entre mis sábanas con dibujos de castores y estrellas, me imaginaba cosas imposibles, hasta que por alguna extraña razón, se me hacía un nudo en la garganta, los ojos me explotaban y me ponía en posición fetal. Imaginaba que mis papás morían. Que me quedaba sola.

Y fue más o menos eso lo que sentí esa noche a las 2:30am, mientras lo veía a Él alejarse en el espejo retrovisor. "No debería haberlo dejado solo", me repetía mientras no me atrevía a poner segunda. Me mentí y me dije que no, que todo iba a estar bien, que no había nada de qué preocuparme. Pero la angustia seguía mientras pasaban los semáforos y me alejaba más y más de donde lo dejé. Tenía que llamarlo. Tenía que saber que estaba bien.

Lo llamé. Estaba bien. Se supone que me tendría que quedar tranquila. Sonaba Common People en la radio y aún no podía calmarme. Jarvis Cocker siempre me calma y me anima. ¿Por qué Jarvis había perdido, repentinamente, su poder?

Seguí manejando y seguí inquieta. En la radio sonó una canción movida. No recuerdo cuál, pero sí me acuerdo de haber dicho "no, no estoy de ánimo para estas cosas" y la cambié. Seguí manejando con mi nueva radio sintonizada, estaba llegando a mi casa y aún me sentía saltona. No tenía idea del porqué. Aún no tengo idea del porqué.

Jarvis sonaba denuevo en la radio. Disco 2000 amenizaba mi llegada a casa. Me estacioné, y antes de apagar la radio me quedé mirando la calle vacía.

- Algo raro está pasando - me dije.

Wednesday, July 16, 2008

#5: La tengo pegada y qué: Touch my Body - Mariah Carey

Lo siento, pero no puedo evitarlo. Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa... confieso que he pecado: esta canción de Mariah Carey me tiene loca. Me muero de la risa con el "copy-nerd" (que es el mismo tipo que hace de nerd en la serie de Tina Fey, "30 Rock"; supongo que la cara es tan de nerd, que es imposible darle otro tipo de papeles), especialmente cuando hace el chillido "marca-registrada-ahuyenta-perros-ultrasónica" de Mimi.

Y la letra es muy divertida. El ritmo es como lúdico, pero no revela exactamente cuán sexual es la canción. Supongo que Mimi está diciendo públicamente que le gustaría que la grabaran mientras lo hace. Habría que probar...

PS: ¿A nadie le llama la atención que el nombre de su disco sea más inteligente que ella misma ( o al menos más inteligente de lo que ella aparenta ser)?



Saturday, July 12, 2008

Would you fucking kiss, already!?

There're some people who're meant to be together... or, at least we think so. Everybody has those friends that always hang out together, who have this incredibly notorious sexual tension between them, which obviously, none of them wants to aknowledge. They say "oh, we're just friends", but you know that they would be perfect for each other. Even they know it... deep, deep inside, like this huge pink elephant we all know is in the room with us, but nobody wants to talk about.

And when you're in the car with them, in the back seat, sick and thinking it's a just a matter of time for you to throw up and they're in the front seat, laughing and looking at each other in every fucking red light; and you can't even listen to a word they're saying for you're seating right next to the speakers and Billy Corgan is yelling at you like the most anoying sound you'll ever hear in your life... that's when you just want to lean forward to the front seat and yell at them at the top of your pasive smoker 20-year-old lungs...

WOULD YOU JUST FUCKING KISS, ALREADY?!!

Monday, July 07, 2008

¿Qué pasó, M.Night?

Ayer hicimos caso omiso a todos los comentarios que habíamos recibido. Tanto a Él como a mí nos habían hablado mierdas de la película. Que era mala. Que era estúpida. Pero decidimos que tendríamos que darle una oportunidad. Que si nos iba a disgustar, tendríamos que verla primero... y ninguno de los dos era capaz de esperar al DVD y menos a una eventual aparición en HBO.

Entramos. Vimos los trailers y el clásico comercial de Pepsi con la canción de The Cloud Room. Y vimos los créditos y el nombre de Marky Mark como actor serio y el nombre de la hermana de William Miller en "Almost Famous"... y no pasó nada.

Lo intenté. Les juro que lo intenté. Traté de ver la cosa de la manera más objetiva posible y traté de deshacerme de todos los prejuicios que me había creado el resto. Pero no pasó nada, M.Night. Por primera vez, vi una película del indio más popular en Hollywood y no sentí nada. Ni el asco que sentí viendo "The Sixth Sense" (que es una mierda de película, pero que al menos tiene una trama pseudo entretenida), ni el intenso miedo que experimenté al ver mi terror de la niñez hacerce realidad en "Signs".

¿Qué pasó, M.Night?

Ibas por buen camino, era una muy buena pregunta la que te planteaste cuando hiciste el guión: ¿qué pasaría si algo que te rodea hasta el último centímetro de tu vida, de un momento a otro, se convirtiera en tu enemigo? Ibas bien, M.Night... ¡¡AHORA EXPLÍCAME CÓMO ES QUE LLEGASTE A UNA RESPUESTA TAN IDIOTA!! (los que han visto la película saben cuál es la respuesta que el brillante director nos dio. Los que no lo sepan, esperen a perder su tiempo y no su plata viendo la película en el cable en un par de años más).

El otro día hablaba con Felipe de todo este asunto. Me contó que se había esforzado por ir un día al cine. Que había esperado a estar tranquilo, a tomarse su tiempo, a pagar una entrada de fin de semana y a pagar el taxi que lo dejaría cómodamente a las puertas de lo que para él era una esperada cita con el miedo. Felipe se sintió estafado y me comentó que, si hubiera un premio para los mejores trailers, así como los hay para las películas, M. Night Shayamalan sería el Steven Spielberg de nuestra generación. Y es cierto. El tipo hace tremendos trailers, al punto de que cuando vi el de "The Happening", Él y yo, tirados en la cama, nos miramos y dijimos "tenemos que ir a verla".

Qué decepción, M.Night... supongo que luego de todo el alboroto que hiciste luego de matar a Bruce Willis y de lanzar a la fama a un niño con cara de niña, creíste que eras el Rey Midas del suspenso psicológico. Te equivocaste, M. Night. Te equivocaste.


Post it #1: ¡Mimi la lleva!

Mimi Hernández, la jueza de Latin American Idol (que es como la homóloga a Paula Abdul en la versión gríngola), y ex integrante del grupo pop mexicano de los 80's, Flans... simplemente la lleva.

Esta mina me hace reír como pocos personajes en programas inservibles saben hacerlo. Y el acento mexicano lo hace todo mucho mejor. Lo mejor, es cuando habla de ella y de sus compañeras de Flans en el programa de VH1 méxico "Las 100 canciones más inolvidables de los 80's".

¡AH! aquí les dejo un video de los buenos días de Mimi, con el hit más grande que tuvieron en aquellos años en que ella no era rubia y estaba más que irreconocible... ¡qué tremenda que es esta mujer!


Friday, July 04, 2008

Ayer me pasó algo raro, que hace mucho no me pasaba... a pesar de que me encanta que suceda. Ayer sentí algo distinto por tí. Algo más fuerte de lo común, de esas cosas que te dan escalofríos en la espalda y te dan puntadas en las costillas. Pero no me malentiendas: no fueron de esos escalofríos de terror (de esos que te dan la primera vez que ves una película de M. Night Shyamalan), ni de esas puntadas que te dan cuando corres y ya no puedes más. Fueron, más bien, escalofríos incrédulos y las puntadas fueron la forma en que mi cuerpo me decía que no, que no era mentira.

Y es que mientras estaba ahí, con mi brazo semi dormido y mi mentón en 160º, viendo cómo Miranda abrazaba a Steve en el puente de Brooklyn, y una lágrima estúpida caía por mi mejilla y tú me abrazabas... mientras pasaba todo eso, me di cuenta que te amo. Pero no como te amaba ayer ni tampoco como lo hacía desde el sexto mes que pasamos juntos (ya sabes, cuando te miré con otros ojos...), sino que me di cuenta de que te amo más de lo que yo creía que podía amar... a tí, a cualquiera. Y cuando me di cuenta de eso, no pude evitar seguir llorando un poco. Y sonreír. Y sonreír mucho, como cuando hacemos duetos con la radio de tu auto.

Es algo que me supera y que mi cabeza me dice que debe asustarme y, sin embargo, no lo hace. Estoy feliz, y más que sentirme como Miranda, me siento como Charlotte: como si la vida me lo hubiera dado todo. Como si tú me lo hubieras dado todo.

XOXO, Gossip Facebook

El otro día, a eso de las 2am y en medio de un estudio pre-exámen, comentábamos con la Isi lo peligroso que puede llegar a ser Facebook. Por un lado, es una página totalmente inofensiva (mientras tengas ciertas delicadezas como limitar tu perfil o no admitir a personas que no conozcas), que puede contactarte con personas que no ves hace mil años y que puede hacerte creer que todavía hay un lazo que te conecta con tus compañeros de colegio o con los amigos que conociste en el verano.

Sin embargo, Facebook, como un buen recurso que puede ser usado para el mal si cae en malas manos (como la bomba atómica... ya todos sabemos en qué terminó eso), puede hacer de tu vida un infierno. Primero, partamos por el potencial psicópata que tiene la página, que no es menor. Puedes enterarte casi de todo: quién conoce a quién, cómo, dónde está, qué hace, etc. Hay muchos intentos de copucha que parten en sospecha y que Facebook se encarga de confirmar.

Por otro lado, está el tema de las relaciones. Es obvio que había que poner algo donde respondieramos a la simple pregunta de la que nadie puede escapar: ¿soltero o comprometido? Y eso es simple. En todos lados te preguntan eso y, aunque a algunos les duela más que a otros, es algo tan normal como preguntar el apellido materno o la fecha de nacimiento (sin tener en consideración lo doloroso que eso puede ser para otros).

Sin embargo, me pregunto cómo a Mark Zuckerberg y compañía se les habrá ocurrido la tercera etiqueta: "It's complicated" (mi Facebook está en inglés... tradúzcanlo a un "Está complicado"). Eso es tirarse al agua. Esto es como aquella vez en que vi a un compañero de colegio con una chica, y yo, en un impulso de emoción porque no lo veía hace mucho tiempo, le pregunté si ella era su novia. Ellos se miraron y pusieron una sonrisa nerviosa. Error, Sandra. Obviamente no eran novios y las cosas estaban "complicadas". La diferencia, es que tuve que tener el desatino de preguntarles su estado civil asumiendo que estaban juntos. Con Facebook ni siquiera se da el lugar para preguntar: es gritar a los siete vientos que las cosas no están definidas y, más encima, a todos tus amigos les llegará una pequeña notificación en su página de entrada.

¿Será sano que todo el mundo se entere de eso? porque está bien que tus amigos lo sepan, y es obvio que alguno de tus compañeros tarde o temprano lo va saber (especialmente si estudias periodismo, que es como vivir en un constante "SQP"), pero no toda la gente que es tu "amigo" en Facebook es realmente tu amigo. ¿De verdad queremos que sepan que "estamos complicados"?, ¿y qué pasa con los "fulanito ahora aparece como soltero"?, ¿se ha convertido Facebook en la lista de personas a los que le mandas un newsletter semanal con la información de tu vida privada o es que simplemente somos demasiado abiertos con nuestros asuntos?

El único lado bueno que le puedo dar a todo esto de la publicación de relaciones a lo Page Six, es que puede servir como un "Oigan, terminé con XXX, no me lo vuelvan a mencionar y paren de mandarle saludos a través de mí. Gracias". Supongo que es una buena forma de de evitarse momentos incómodos. Y quizás, ahora que lo pienso, si mi amigo se hubiese puesto la grandilocuente etiqueta de "Está complicado", nos habríamos ahorrado las sonrisas incómodas y mis irrefrenables deseos porque llegara alguien para sacarme de ahí.