Monday, September 28, 2009

Gracias 60watts por fama concedida


La reseña que hice de The Resistance, que publiqué aquí y en SPMenlinea.com, también se lo presté a mi buen amigo, el novelista de tercera, Diego Zúñiga, para publicarlo en su sitio 60watts (además, prontamente saldrá una versión digerible para el lector más impaciente en KM0, pero no es como que me importe mucho). De ahí, y en un proceso que no logro entender muy bien, mi reseña fue a parar a un foro español de fans de Muse en la página MuseAbuse.com.

Mi ego lo agradece y hay ciertos comentarios que a los que me gustaría dirigirme (porque hay que registrarse para poder participar del foro y como que me da un poco de lata), y qué mejor espacio que hacerlo aquí mismo.

Empiezo:

Harley Quinn:
¡¡Juas!! Con lo bonito que le estaba quedando lo ha rematao con lo de cazadores de vampiros

Ya. Es verdad que soy declarada fan de "Twilight" (cosa que los fans del foro no tendrían por qué saber, pero bueno...), pero no me refería a eso, sino a lo de "Blade: Trinity". Para los que no cachan, me refiero específicamente a esa manía que tiene el personaje de Jessica Biel de ponerse el iPod cada vez que se enfrenta a las hordas vampirezcas de Triple H y Parker Posey.

marta_musista:
"tiene una base extrañísima y un solo de oboe (¿?)"Ouch,dolor. Es un clarinete bajo.

Sí, la cagué con eso. Debería haber hecho un reporteo digno de la carrera por la que mi viejo se desvive pagando, pero no lo hice. En todo caso, give me a fucking break, no es como que sea de cultura general saber la diferencia.

sideral:
¿Qué os pasa con los cazadores de vampiros? Si está hablando de Blade al principio y cuenta que si tuviese que unirse a ellos sería con un disco de Muse...

¡Gracias! Por fin alguien que entiende la conexión entre el principio y el fin del texto. Se agradece la defensa.

Sirio:
Esta la gente paranoica con Crepúsculo. Leéis algo de vampiros cerca de Muse, y sois vosotros mismos los que lo relacionáis.

Y ahí está la madre del cordero. Gracias denuevo por la defensa.

sbl_msue:
Solo puedo suponer que quien lo escribio es fan de ellos desde el black holes porque las canciones que menciona como "repetitivas" son más del estilo de ese disco y no de los anteriores. En cambio una persona que los conoce por los primeros 2 discos escucha este y dice WTF?

Yo nunca dije que fueran "reiterativas" (en el sentido peyorativo de la palabra, digo. Nada me gusta más que las canciones del Black Holes and Revelations y del Absolution), sino más bien que tienen el mismo sonido. Eso sí, hay debo hacer el respectivo mea culpa, porque la verdad es que esa temática va más bien desde los últimos tres trabajos. El Showbiz y el Origin of Symetry
(discos de los cuales sí soy fan), tienen otro sabor distinto que luego cambia con la publicación del Absolution.

De más está decir que se agradecen las correcciones y las leídas de los amigos españoles. Así mismo es que uno como fan más amateur se nutre más de una banda. Y no me malentiendan, el disco no es malo, es más bien que me costó más digerirlo que los anteriores (aún estoy trabajando en que me guste "MK Ultra", por ejemplo).

Saludos a todos los fans de Muse y, a los que están por Europa o EEUU y tienen más oportunidad de verlos que nosotros, disfrútenlos en nuestro nombre.



Stereoponics - Innocent


Me encantó el nuevo single y esperemos que pase lo mismo con el nuevo disco. Por lo menos ya me enamoré de la portada.

Sunday, September 27, 2009

Greatest Hits

Una vez alguien me dijo algo muy obvio, pero que siempre es bueno tenerlo en cuenta: los greatest hits son la mejor manera de conocer a un artista con trayectoria que no hemos tenido el placer de conocer más en profundidad. Y eso de la trayectoria, la verdad es que es rotundamente variable, dado que hay bandas que para el segundo álbum se les ocurre sacar un grandes éxitos, lo cual no sé si es un problema de ego o netamente de falta de visión periférica.

Anyway, así como un greatest hits es útil a la hora de conocer a un artista (aplicado por muchos, me imagino, cuando se murió MJ), también es muy útil a la hora de querer recordar etapas. El otro día me dio, de la nada, por escuchar esas viejas canciones de los Backstreet Boys, y no pasaron ni dos minutos cuando ya estaba bajando el greatest hits. El disco se me pasó volando así mismo como se fueron volando los años de mi niñéz. Me acordé de ese cassette de "Millenium" que me compré en 6to básico y al cual lo di vuelta tantas, pero tantas veces que me sorprende que aún siga con vida. Me acordé de cuando me encantaba Brian (el chico sensible), con su cara cuadrada y los aros de pirata.

Ahora, mientras escribo esto, estoy escuchando por primera vez el greatets hits de los Savage Garden, banda que pudo jactarse de ser mi favorita desde 5to básico y hasta Dios sabe qué año. Me encantaban. Estaba enamorada de Darren Hayes (quien luego, nada de sorprendentemente, resultó ser gay y hoy vive felizmente casado con algún tipo en Australia); me acuerdo de haberme despertado a eso de las 3am para ver la ceremonia de inauguración de Sydney 2000 para ver a Savage Garden tocar arriba de un carro alegórico. Y ahora, escucho las canciones que se convirtieron en parte fundamental de la banda sonora de mi infancia. Y es increíble.

La verdad es que ése "walk on memory lane", se puede hacer fácilmente metiéndose a YouTube y buscando los videos de las canciones que nosotros recordamos y qué sé yo. La diferencia con escuchar un greatets hits, además de ser una versión concentrada y a la vena de recuerdos, es que dan la oportunidad de sorprenderse, porque siempre hay canciones que conociste, con las que tuviste historias y que, simplemente, ahora no recuerdas hasta que las escuchas. Yo creo que ésa es la verdadera gracia de un compilado de éstos.

En este momento, escucho un b-side de Savage Garden y me acuerdo de las tardes en que pasaba cazando este tipo de rarezas. Porque era inconcebible que una fan tan acérrima como yo, no las conociera como la palma de mi mano. Lo mejor, es que aún me sé las letras. Y mejor aún, es que si bien no se parece mucho a lo que escucho hoy por hoy, aún me siguen gustando.


Thursday, September 24, 2009

La sabiduría de la querida Laura



¡Puta, Laura que eres sabia!

¡Qué! ahora cómo estás,
plantada por tu historia acabada
y de frente a tí la enorme cuesta arriba
Te sientes algo sola
sin nadie que se siente a escucharte,
que comprenda tu situación...

No te debes de rendir
y sigue siendo tú
Persigue tu destino
pues todo ese dolor que está dentro
nunca debe interferir en tu camino
Descubrirás así
que tu historia toda y cada minuto
pertenecen tan sólo a tí
Más si te has quedado tú
navegando sin razones
en el mar de tus por qués

Mira en tí, escucha el silencio,
tu corazón te soplará las palabras
Mira dentro de tí misma y entonces
prueba si alcanzas...
donde te lleva tu alma

Es difícil decidirse
qué es lo correcto, qué debe hacerse
si se tiene la cabeza en otra parte
Tu orgullo que te atrapa,
las noches que el dolor te destapa
todo tu miedo a equivocarte
Si te vuelves a sentir
persiguiendo las estrellas
nunca debes renunciar

Cree en tí, escucha en silencio
tu corazón te curará las heridas
Mira dentro de tí misma y entonces
prueba a volar donde el dolor no te siga
No te engañarás si escuchas atenta
Abre los brazos y es posible que toques
Cada mano, cada sueño que quieras tener
Cada uno de nosotros te espera con su corazón
Cada vez que dudas y que no sales
prueba a escucharle... tu corazón sí que sabe

De por qué tengo sentimientos encontrados con el último disco de Muse

Si algún día tuviera que unirme a Wesley Snipes para cazar vampiros maléficos como Jessica Biel en "Blade Trinity", de seguro en mi iPod estaría sonando algún disco de Muse. Y es que para entender a Muse, es necesario entender un par de cosas. Primero, que esta banda tiene una obsesión tácita con todo lo que concierne conspiraciones, lo secreto, lo bélico, lo corrupto, etc. Segundo, que su música muchas veces está basada o se remite a un mundo más o menos a lo "V for Vendetta" (si uds. quieren extrapolarlo y pensar que el mundo actual es un poco así, bienvenido sea). Es así que Muse hace música que es catalogada como rock, que derepente crea tangentes con un pop melódico y que juega mucho con la música clásica, especialmente con la magnificencia que otorga el piano de Bellamy a los temas de la banda.

Aclarado este punto, es mucho más fácil entender por qué The Resistance, el quinto álbum de los británicos, tiene altos, bajos, y harta rareza. El primer corte del disco, "Uprising" (¿entienden lo de lo bélico y las conspiraciones? con esos nombres no hay por dónde perderse), es una canción que tiene el sello de la banda, no sólo en la cadencia del tema, sino que también en la misma letra: "They will not force us/ they will stio degrading us" y “It's time the fat cats had a heart attack/ We have to unify and watch our flag ascend”. A pesar de que de repente a uno le da impresión que en los "Come on" aparecerá Debbie Harry cantando "Call me", "Uprising" cumple la función de abrir el disco como Dios manda y junto con "The Resistance" y "United Stated of Eurasia" (canción que tiene influencias de Queen que rayan en el plagio, pero que eso más que restarle puntos, le suma), forman algo así como una unidad dentro del disco.

"MK Ultra", "Unnatural Selection" y "Guiding Light" son Muse de la vieja escuela; canciones que podrían haber estado fácilmente en el Absolution o en el Black Holes and Revelations, sin embargo, para un quinto disco uno espera un poco más, especialmente de una banda como Muse. No molestan ni son malas, pero dejan con gusto a poco y es inevitable sentirse un poco decepcionado recibiendo más de lo mismo.

Ahora viene lo raro. "I Belong to You", la última canción "normal" del disco (luego viene el Exogénesis, pero de eso hablaré más adelante), que tiene pasajes en francés y si bien tiene uan letra muy bonita, tiene una base extrañísima y un solo de oboe* (¿?) que hace que sea una canción muy Muse, pero a la vez que haya algo que no atornillla bien del todo. Lo mismo pasa con "Undisclosed Desires", tema que parace sacado del Ultra de los Depeche Mode y que uno realmente no sabe qué es lo que está haciendo en el tracklist de este disco.

Sin embargo, luego de la montaña rusa que es The Resistance, todo se vuelve un poco más uniforme y grandioso con la sinfonía que cierra el disco: "Exogenesis". La canción, dividida en tres partes, nos recuerda todas las cosas de las que trata Muse en sí mismo, de todos las cosas que hay que saber acerca de ellos para saber de dónde vienen esos himnos de guerra, de revolución, de una fidelidad a una patria imaginaria, etc. "Exogenesis" construye con sonidos ese imperio que Bellamy y compañía tienen en su cabeza, y que claramente era mucho más grande y majestuoso de lo que nosotros pensábamos.

Es en este mismo tema en el que se divide la gente a la que le gusta Muse y a la que no. A los que no les gusta, este afán de tocar una temática bélica, conspiratioria y de himno de batalla que Muse saca a relucir como columna vertebral en toda su discografía, les parece pomposa, arribista y demasiado sobrada. Para aquellos que nos gusta la banda, se lo compramos todo, nos creemos soldados en plena guerra mundial, miembros de una revolución en cubierto, agentes secretos y cazadores de vampiros que encuentramos en Muse la orquesta perfecta para acompañar todas nuestras inagotables aventuras.

*: Me corrigieron y me dijeron que era clarinete. My bad.




Saturday, September 12, 2009

Matchbox Twenty - "Unwell"





Usando las sabias palabras de Rob: "... I'm not crazy I'm just a little unwell, I know, right now you can't tell, but stay a while and baby then you'll see a different side of me"

La segunda chance de Rob


Soy una fan empedernida de Matchbox Twenty. Desde que en 6to básico vi el video de "Bent", me enamoré de ellos, de la increíble letra de sus canciones, de la forma que hacen pop/rock sin ninguna culpa y de la manera en que se ríen de sí mismos. Obviamente, no me demoré mucho en enamorarme de su vocalista, Rob Thomas. Y cómo me pueden culpar, si Rob Thomas tiene una voz increíble, pinta de rock star buena y, además, es guapo.

Por un tema de inercia, cuando Matchbox anunució su receso y Rob Thomas anunció una carrera solista, salté de alegría y no dudé ningún momento en redirigir mis porras hacia él. Escuché "Something to Be" (su primer disco solista), y si bien el primer single y su respectivo video me dio una asquerosa sensación de vergüenza ajena (porque no hay nada peor que sentir vergüenza ajena de quien se quiere o admira), el resto del álbum me hizo recobrar las esperanzas. Canciones como "Ever the Same", hicieron que recuperara la fé en Rob y confiar en lo que él hacía, porque si el tipo quiere hacer una canción dance con unos terribles backround vocals, ¿quién soy yo para cuestionarlo?



Este es el intento de Rob Thomas de ser una estrella pop. O al menos eso es lo que se ve. Y es horrible. ¿Qué significan esos zapatos de frankestein con tachas?

Después vino "Cradlesong", su anunciado segundo disco que salió hace poco, promocionándolo como mucho más personal que "Something to Be" y bla bla bla. Todo, obviamente, se azuzó por el hecho de que me hice Twitter y empecé a seguir los constantes y graciosos tweets de Thomas. Yo era feliz y esperaba con terribles ansias la publicación del disco. Terrible fue mi sorpresa cuando lo escuché. No fue la emoción de vergüenza ajena que sentí cuando vi el video de "Lonely No More", sino que un sentimiento de decepción que, creo, nunca había experimentado antes. Una sensación terrible que me provocó no escucharlo nunca más. "Me revienta decir esto", le dije a la Isi que estaba por ahí tejiendo mientras yo escuchaba el disco, "pero este disco es malo... pero malo... malísimo. Tan malo, que me da pena". Ahí estaba yo, con mi amor incondicional a Rob Thomas, pero esperando que Matchbox volviera para poder ocultar la decepción de "Cradlesong".



"Her Diamonds", el primer single de "Cradelsong". El video empieza mal, se desarrolla bien y terminan reafirmando la teoría de RS de que Thomas es el heredero de Phil Collins. No sé si eso es bueno o malo. A mi me gusta mucho Phil Collins.

Imaginarán mi sorpresa cuando veo que en Rolling Stone (ROLLING STONE: una revista que nunca antes había pescado ni a Rob Thomas ni a Matchbox Twenty ni en bajada, y que menos los había considerado músicos serios ni talentosos), al disco le ponen cuatro estrellas de cinco. CUATRO DE CINCO. ¿En qué universo estoy viviendo?

En el mismo ejemplar (el que está ahora en kioskos, donde aparecen los Beatles en portada), aparece un perfil de Rob Thomas donde en la bajada tratan de dilucidar cómo el vocalista de Matchbox se ha convertido en uno de los compositores más importantes de su generación. Ok, no me malentiendan: yo lo adoro. Me encantan sus canciones, sus letras siempre me han hablado, yo sí creo que es un gran compositor, pero ¿cuándo empezó a pensar lo mismo Rolling Stone? y, por sobre todo, ¿"de los más importantes de su generación"?, ¿me perdí de algo?

Tal vez soy una vendida, pero en este momento le estoy dando a "Cradelsong" una segunda oportunidad. Hay canciones que han mejorado, otras que han revivido el frustrado sentimiento de la decepción. Tal vez me cueste digerirlo y termine por amarlo. Tal vez nunca me guste y esté sobrevalorando mucho la opinión de Rolling Stone (que si bien respeto, derepente ha merecido mi odio). Sea como sea, siento que me perdí de algo y me siento un tanto culpable. Quiero que me guste, lo juro. Pero aún no estoy segura.

Friday, September 04, 2009

Señales

Yo creo en Dios. No creo en la iglesia, pero sí creo en Dios. Aunque suene muy encontra de la religión misma, creo en la vida después de la muerte y también creo en el karma (what you give is what you get returned). Creo un poco en el destino, pero también creo en el libre albedrío y en el hecho de que somos nosotros los que hacemos nuestra propia realidad. Además de todo esto, también creo en la suerte.

Creo en muchas cosas con las que trato de explicar lo que pasa a mi alrededor (ojo: no justificarlo), pero si hay algo en lo que creo por sobre todo y que sólo se compara con mi fe en Dios, son las señales. Pueden ser cosas pequeñas, detalles que te hablan. Canciones, frases, coincidencias (¿son coincidencias, después de todo?). Es extraño, porque las señales pueden cagarme mucho, como pueden entusiasmarme otro tanto.

El problema, es diferenciar una señal de algo fortuito, dejarse llevar por cosas que no tienen nada que ver, dejar de buscar señales donde no las hay necesariamente o no dejar que afecten tan drásticamente tu actuar. En mi caso, lo último es más bien imposible. Me quedo con las señales, las valoro mucho y sólo (creo), las veo cuando son rotundamente evidentes. Y eso es lo que me pasa ahora, más o menos. Me gustaría poner un ejemplo, pero no quiero: en este momento, es demasiado comprometedor.

¿Son ciertas las señales?, ¿hay que tomarlas en cuenta?, ¿te dicen la verdad o sólo son predisposiciones que tenemos, excusas que utilizamos para hacer lo que realmente queremos?

Esto de los compromisos es tan, pero tan molesto para escribir.

Tuesday, September 01, 2009

Auto-consumismo

Mi estado es deplorable. Todo me cuelga, todo me consume. La pena se ha convertido en un organismo parasitario que encontró en mi tórax su hogar permanente. Ya no como, o al menos no lo noto. Es por eso que siento que algo dentro, a falta de comida, se come mis intestinos poco a poco. Dudo que dure mucho. Yo, quiero decir. Esto me está comiendo y lo triste es que no lo digo en sentido figurado. Esto me consume de a poco al punto en que ya no soy capaz de llenar mi propia ropa. Y eso también lo digo literalmente.

Y tal vez Él tiene razón y no estoy lista para nada; ni siquiera para algo que me soporte un rato. Por bien que se sienta, empiezo a creer también, que no puedo con esto. Tal vez necesito levantar mis pedazos sola. Tal vez necesito aprender a pararme sin tomar la mano de nadie.

Y ya lo echo de menos y eso no es bueno. Y me duele el estómago. Es el organismo de la pena comiéndome denuevo.