Friday, April 20, 2012

The failure of the Jigsaw Puzzle Metaphor

"He was now beginning to wonder wether the jigsaw was the correct metaphor for relationships between men and women after all. It didn't take account of the sheer stubbornness of human beings, their determination fo affix themselves to another even if they didn't fit. They didn't care about jutting off at weird angles, and they didn't care about phone booths and Mary, Queen of Scots. They were motivated not by seamless and sensible matching, but by eyes, mouths, smiles, minds, breasts and chests and bottoms, wit, kindness, charm, romantic history and all sorts of other things that made straight edges impossible to achieve".

Nick Honrby, Juliet, Naked. 

Thursday, March 29, 2012

Yo sé que no es bueno (por no decir que es malo), pero tengo mucha rabia adentro.

Rabia que no puedo evitar acoger, cobijar y alimentar.

Rabia a la que hasta le tengo cariño, porque el por qué de su existencia.

¿Y quién es el resto para decir que debo dejarla ir, como a un niño abortado a quien nadie quiere?

¿Que debo ser una mejor persona, poner mi mentón en alto, dar la media vuelta e irme?

No, señores.

Mi rabia es justificada. Mi rabia tiene una razón de ser. Mi rabia es deseada y no la dejaré ir.

Porque en algún momento, aunque le tenga cariño, hay que dejarla ir.

Cuando esté lista.

Cuando yo esté lista.

¿Para qué?

Para que explote, para que haga lo que tenga que hacer.

Para que haga el daño que tiene que hacer.

Para que, como una pequeña bomba de tiempo, haga valer todo el tiempo que ha estado creciendo en mi interior.

Y no tengo que ser una mejor persona, porque parece que soy la única que hace el esfuerzo.

No.

No quiero ser una mejor persona.

Ya lo he sido.

Y me estoy cansando, fíjate.

Wednesday, January 11, 2012

- ¿Y qué pasa si no funciona?
- Pero ¿por qué no iba a funcionar?
- Porque puede que no funcione no más... puede que hayamos cometido un error, o puede que estemos         haciendo las cosas muy rápido. Obvio que hicimos algo mal.
- Quédate tranquila. Todo va a salir bien.
- Pero ¿y qué pasa si no?
- No pienses en eso.
- Puede que tengas razón - ella dudó un segundo- O sea, obvio que estoy nerviosa. En las películas, la gente que hace este tipo de cosas siempre termina mal. Nunca se salen con la suya.
- En algunas sí.
- Ya, pero es la minoría.

Él miró al frente, suspiró una vez con eterna paciencia, cerró los ojos y la encaró de nuevo.

- Mira. Lo único que importa es que tú estés tranquila. El resto da lo mismo. ¿Quieres seguir con esto?

Ella lo miró fijo por un par de segundos. Se enderezó y miró hacia el frente.

- Y sí. Sí, está bien, tienes razón - dijo con los ojos cerrados y aleteando con las manos.
- Bien. Vamos.

Él se quitó el cinturón de seguridad echándole una última mirada a ella, que aún seguida petrificada en el asiento del copiloto. Abrió la puerta y se bajó para dirigirse a la parte de atrás del camión, sabiendo que ella lo seguiría después de un rato. Ella se quedó ahí un par de segundos. Notó que la radio estaba apagada y que no era capaz de decir desde qué momento. Miró hacia el parabrisas lleno de polvo y exhaló fuerte para poder ver su propio aliento en la cabina.

- Fuck it - dijo ella, mientras se sacaba el cinturón de seguridad a pesar de la torpeza que le provocaba ese enorme abrigo de plumas que traía puesto. Abrió la puerta y de un salto se bajó del camión, el que se movió de un lado a otro con el portazo que ella dió al salir.

- Te convenciste - dijo él sentado en el parachoques al verla llegar.
- Y sí. Supongo que tienes esa capacidad conmigo - dijo ella sonriendo.
- ¿Lista?
- Lista.

Él abrió el camión y ahí estaban los cuerpos. Eran tres, todos envueltos en bolsas de basura negras con restos de sangre seca. Él se subió y desde el fondo sacó dos palas, un rollo de cuerda y un par de linternas. Se acercó al borde y le pasó una pala y una linterna a ella.

- A cavar, entonces - le dijo.